Si yo tuviera un híbrido enchufable, no lo dudaría. No me gastaría ni un euro en un «cargador de pared» para mi coche. Con un enchufe convencional en buen estado es más que suficiente para cargar todas las noches una batería con una capacidad de hasta 15 kWh. Es cierto que depende de las horas que el coche esté enchufado y de la potencia disponible, pero en principio con un enchufe normal basta.

Si tuviera un coche completamente eléctrico, probablemente tampoco me gastaría el dinero en un punto de recarga de pared. Dependería de cuántos kilómetros recorriera al día, de cuánto consumiera el coche y de cuántas horas lo tuviera aparcado cada día para recargar la batería y de si tengo el fin de semana como «colchón» para empezar el lunes con la batería al 100% o si, por el contrario, utilizo el coche el fin de semana y la noche del domingo necesito mucha potencia para cargar toda la batería.

Los puntos de recarga de pared no son carísimos, pero es muy posible que supongan un gasto inútil para muchos propietarios de coche eléctrico.

Sin embargo, en este mismo blog, Corsario, usuario de coche eléctrico, opina: «La carga de los enchufables es algo complejo por definición, y lo ideal es que sea una carga «gestionada» para entendernos. En ese concepto para mí el schuko convencional debe quedarse en la solución de emergencia, no en la solución masiva.«

En muchos coches, la gestión de esa carga puede realizarse desde el propio coche para dosificar la potencia requerida. En otros, en cambio, no es posible y sí conviene tener un sistema que regule la potencia entregada, para no dejarnos sin luz en casa cada vez que enchufemos el coche. Porque, aparte de la potencia, ¿qué otra gestión hace falta para un usuario que no necesita saber cuántos kWh carga cada día?

Muchas empresas y muchos fabricantes de automóviles promueven la utilización de «cargadores de pared» para los coches eléctricos. Me parece que para muchos usuarios es un gasto innecesario.

Pero no sólo para los usuarios. Muchas empresas plantean instalar «cargadores de pared» para que los empleados enchufen sus coches eléctricos. Y no lo hacen por el coste que supone. ¿No tendría más sentido instalar enchufes convencionales para todos?


Share This