Me han abducido

El viernes pasado sentí envidia de mí mismo, por ser periodista. Una sensación rara. De niño, yo no era periodista y me daban mucha envidia los periodistas que tenían acceso a cosas a las que yo no podía llegar. Luego lo cuentan, sí, pero no es lo mismo. Y algunos,...