Malparidosis congénita

La enorme cena y borrachera de ayer me ha dejado una resaca vana, el conocimiento de este blog (gracias Iker) y un regusto de felicidad pegado como una pastilla a la parte inferior de la lengua. Al leer hoy la entrada en el blog que enlazo arriba, que se titula...