¿Revolución, paciencia o ayahuasca?

Para acabar el año con un poco de decoro, el último fin de semana he ido a ver dos obras de teatro. Una el sábado y otra el domingo. Las dos en salas pequeñas, llenas de público. El teatro es caro. Cuesta lo que un libro o más, cuesta tres o cuatro veces lo que un...