Es duro. Y bonito.

Tengo un amigo que, cuando está sobrio, es capaz de ganar unos 15 millones de euros cada tres años. Monta empresas, la vende y gana mucho dinero. Así de fácil. «Yo lo que sé vender es el coste de oportunidad», viene a decir. Aunque no lo dice así. Creo que él no...