Rico en Londres

Los londinenses y las londineneses no miran. Un domingo en la City desierta, casi me choco con una chica que venía contra mí por la acera. Ni se enteró de que yo estaba. No miran. No es que no miren. Es que no ven. No se puede ser tan frígido con la vista como los...