Adiós, de nada

Desde hace dos semanas en mis líneas habituales de autobús urbano (32 y 26 de la EMT, de Madrid) para ir al trabajo he visto a tres o cuatro mujeres conductoras de autobús. Me ha hecho ilusión encontrarlas. En toda mi vida, nunca he encontrado mujeres en España que...