Pasa. Te dejo colar.

Lo digo casi con condescendencia, normalmente en silencio. «Pasa». Y me quedo tan a gusto, orgulloso de mi buena urbanidad. No siempre es así y cuando no es, me sorprendo de lo macarra que puedo llegar a ser. La situación para que se dé el «pasa» es siempre similar....