Sumar con los dedos

Cuando aprendí a sumar, la señorita no nos dejaba sumar con los dedos. Las sumas había que aprendérselas de memoria. Nunca he sabido sumar con los dedos y cuando veo la facilidad con la que los usan algunos adultos para sumar me conmueve. Algunos se los miran...