Estoy seguro de que cuando el alcalde aseguró que Madrid estaba preparada para la nevada, él y todo el gobierno de Madrid estaban convencidos de que la ciudad y los ciudadanos estábamos preparados.

Entiendo que la administración no debe invertir sumas enormes de dinero para paliar situaciones excepcionales de corta duración. Es mejor para todos emplear el dinero en dar buena satisfacción a las necesidades diarias que tener dinero inmovilizado para por si acaso. Por tanto, en nevadas extremas me parece normal que haya descontrol.

Madrid. Enero 2021.
Madrid

Pero eso no significa que debamos resignarnos y más en este caso que la enorme nevada estaba anunciada con mucho tiempo de antelación.

El viernes por la tarde-noche, cuando todavía era seguro hacerlo, salí a dar una vuelta con el Tesla por Madrid. Nunca había conducido un coche eléctrico sobre nieve y quería probar. Además, quería saber si había posibilidad de recarga eléctrica en el centro de Madrid ante una situación excepcional. Por este motivo, me dirigí al supercargador de Tesla que hay en un aparcamiento subterráneo situado en el Paseo de la Castellana, cerca de Nuevos Ministerios.

El viernes 8 de enero de 2021, a las nueve de la noche, cargando en en el supercargador de Tesla del Paseo de la Castellana. Entrar y salir de este aparcamiento, con las rampas nevadas, fueron momentos delicados.

Mantenimiento de los árboles

Había poco tráfico por las calles, pero a las ocho de la tarde, cuando apenas habían caído cuatro copos, ya eran muchas las ramas de los árboles caídas sobre coches y sobre la calzada. Desconozco si con dos semanas de antelación hay tiempo suficiente para podar los árboles o no. Lo que sí tengo claro es que nevadas de 30 centímetros son excepcionales, pero nevadas de cinco centímetros no lo son tanto y muchos árboles no estaban preparados ni para soportar un sobrepeso de 5 centímetros de nieve. Los árboles caídos han generado mucho destrozo y convendría aprender a tener los árboles cuidados para las posibles nevadas en invierno. Al menos para las leves.

Madrid. Arturo Soria. Enero 2021
En la calle Arturo Soria de Madrid, a las ocho de la tarde del viernes ocho de enero de 2021, todavía con poca nieve caída, las ramas rotas eran abundantes.

Aprovechamiento de los túneles

Me sorprendió, aunque quizá esté justificado. Todos los túneles de Madrid estaban cerrados. Desconozco los motivos. Seguro que no es por el riesgo de que se hundan por el peso de la nieve. Supongo que puede deberse a la dificultad de afrontar la salida en pendiente. Sin embargo, al menos durante las primeras horas de nevada, cuando la nieve no alcanza los 10 centímetros de espesor, los túneles son un buen lugar para detenerse a poner cadenas. Si alguien fue a trabajar en coche por la mañana, no tenía sentido que fuera con las cadenas puestas. En cambio, a la vuelta a su casa por la tarde, podía necesitarlas. Poner cadenas bajo la nieve es muy incómodo y peligroso, porque puede venir otro coche patinando y darte un golpe. Ponerlas bajo techo y donde los coches no resbalen, me parece que tiene sentido.

Desconozco las causas por las que se cierran los túneles y quizá tengan sentido. Pero utilizarlos como refugio en el que poner cadenas puede ser muy útil. Yo no necesité poner las cadenas hasta el final, porque el Tesla no me dio demasiados problemas, si bien las llevaba en el coche por si acaso. Un día así, es imprescindible llevar cadenas por si es necesario ponerlas. Y las cadenas conviene ponerlas antes de encontrar los problemas, aunque yo no lo hiciera. Los túneles me parecen un buen lugar para montarlas.

Quitanieves atascado en la nieve
Poco despues de las once de la noche, con un mayor volumen de nieve que dos horas antes, vi el primer quitanieves. Estaba atascado. Las ruedas traseras patinaban y no había forma de moverlo. el conductor se quejaba de que no podía subir más la pala. Y en las ruedas no llevaba cadenas. La cantidad de nieve era ridícula para un quitanieves, aunque se trate de un quitanieves poco ortodoxo. Pero sin posibilidad de subir la pala y sin unas ruedas que agarren bien no era capaz ni de avanzar ni de retroceder.

Cadenas para los quitanieves

La situación más desesperante que vi en mi recorrido en coche fue encontrarme a un quitanieves atascado en una zona por la que yo circulaba tranquilamente con el Tesla. No vi el trompo que creo que hizo en directo. Pero llegué a los pocos instantes y por los gritos del conductor del quitanieves deduje que había tenido que frenar a causa de un coche que se había saltado su semáforo en rojo (vi más de una decena de coches saltárselos esa noche). En cuanto tocó el freno un poco fuerte (y esto ya es deducción mía) la pala del quitanieves hincó y el trompo fue inevitable. Por fortuna, no golpeó ni a nada ni a nadie.

El problema no es que hiciera el trompo, que también, sino que no pudo salir de donde quedó parado. Según escuché al conductor, no podía subir más la pala del quitanieves y las ruedas posteriores (que no sé si eran de invierno, pero me da la impresión de que no) eran incapaces de traccionar sin cadenas.

Madrid 2021. Quitanieves
En esta foto se aprecia mejor que la cantidad de nieve queque inmovilizaba las ruedas posteriores no era excesiva. Otro de los problemas es que por lo que yo vi, el conductor, que estaba desesperado, tampoco tenía una pala. Con una pala, seguro que lo hubiera solucionado con rapidez.

Es inconcebible que un quitanieves circule sin cadenas o cualquier sistema que proporcione capacidad de tracción similar. Ese principio debiera ser básico. La capacidad de tracción de los quitanieves tiene que ser muy alta. Me sorprendió leer que teníamos más 50 quitanieves preparados en Madrid. Me parecen muchísimos y me alegré de saber que teníamos tantos. Lo que no encaja es gastarse dinero en el equipamiento del quitanieves y no en una buenas cadenas.

Me crucé con una ambulancia, a la que vi circular sin problemas por subida y a buen ritmo. ¿Llevaría ruedas de invierno? Probablemente sí. El viernes por la noche me quedó claro que tanto los camiones de bomberos, como las ambulancias y todos los vehículos de ayuda y emergencia de la mitad norte de este país tendrían que llevar ruedas de invierno y cadenas desde noviembre a mayo. No sólo los quitanieves. Lo caro es tener un coche parado. Unas ruedas de invierno son sólo una fracción más caras que unas ruedas de verano y las cadenas tampoco suponen un gran coste. Es poco dinero que se amortiza sólo con que nieve uno de cada diez inviernos.

Autobuses de la EMT

Madrid. Autobús de la EMT atascado en la nieve.
Le pregunté al conductor si creía que con varios subidos sobre el eje posterior podría traccionar mejor para intentar salir. Me dijo que sí, que lo intentáramos. Nos subimos unas 10 personas, todas con nuestra mascarilla, pero no funcionó. La línea 70 esta vez no llegó hasta Alsacia. O quizá sí.

Los vehículos que más me hicieron sufrir fueron los autobuses de la EMT. Vi a muchos conductores con problemas y en la calle Pio XII había uno artículado incapaz de salvar la pendiente. Aunque nos subimos varios humanos a la zona posterior para ver si con el peso conseguíamos que traccionara, fue imposible hacerlo avanzar. Por suerte, gracias a la pericia del conductor y a la ayuda de los viandantes, el autobús pudo retroceder y encaminar las cocheras por otra calle. Espero que llegara.

Supongo que poner cadenas a los autobuses de la EMT no es sensato. Muchos de ellos debieron de pasarlo fatal. Y no sólo eso, su presencia bloqueba las calles, con el consiguiente inconveniente para muchos.

Madrid. Autobús de la EMT atascado en la nieve.
Después de un buen rato de intentarlo, el conductor desistió y consiguió retroceder hasta salir por otra calle.

Aparcamientos subterráneos

Un último punto de todo lo que yo vi que me parece mejorable es el acceso y zonas de salida de los aparcamientos subterráneos. Cuando peor lo pasé con el Tesla fue para acceder al aparcamiento para recargar la batería.

La fuerte pendiente de bajada no sólo estaba nevada, el problema principal es que había que frenar para detenerse porque había una valla al terminar la nieve. Tuve que sacar lo mejor de mí mientras el Tesla se descontrolaba porque no podía ganar velocidad para enderezarlo.

La salida resultó más fácil, pero tomé precauciones por si se complicaba. Tanto la entrada como la salida las muestro en este vídeo, que explica las dificultades

Si las barreras de los aparcamientos estuvieran abiertas mientras las rampas están nevadas se facilitaría la tarea de los conductores.

Ciudadanos civilizados

Cuando ya estaba llegando a mi casa, después de detenerme a intentar ayudar al conductor de la EMT, cometí un error garrafal. Pasé por una calle cuya imagen se me clavó en el ojo. Frené y eché marcha atrás para hacer esta foto. No guardo ni una foto personal, pero todas las fotos que hago para publicar me parecen pocas.

Madrid, nevada. Enero 2021.

Me parecía una foto insoslayable. Tenía una prácticamente idéntica, pero eché unos metros hacia atrás para mejorar el encudre. con la foto ya en el bolsillo y a menos de un kilómetro de casa, todo el esfuerzo que había hecho durante toda la tarde para conducir con suavidad se me olvidó de golpe. Le di a la palanca para avanzar y tal como pisé el acelerador el coche empezó a deslizar de costado hasta apoyarse en el lado derecho. Lo probé sin cadenas, pero fui incapaz de sacarlo. Un desastre, porque ya estaba nevando copiosamente.

Una pareja muy amable, que venían en un coche de tracción total y con buenos neumáticos para nieve, se pararon e incluso se ofrecieron a empujarme. Me dio apuro hacerles bajar de su coche, con la nevada que estaba cayendo. El que se había equivocado era yo y ellos iban bien equipados y merecían llegar a casa sin demora. También se ofrecieron a dejar el coche allí y a llevarme a casa.

Puse las cadenas en el suelo, sin ni siquiera montarlas, bien metidas bajo de las ruedas delanteras y balanceando un poco el coche adelante y atrás salí a la primera. Tuve mucha suerte, porque el balanceo se estableció con facilidad y lo saqué con una sencillez que no esperaba, tras pocos movimientos hacia adelante y hacia atrás, cada vez más amplios.

El único problema es que no me atrevía a parar el coche de nuevo hasta no tenerlo en bajada, por lo que tuve que correr luego 300 metros por la nieve para recuperar las cadenas. Todo por una foto que tampoco es para tanto.

Share This