El placer de sentirme incomprendido

(*) Cristina, que trabaja en una empresa del sector del automóvil, me ha contado hoy que su hermana se fía de km77.com. «Se fía más de km77.com que de mí», me ha dicho, y me ha hecho feliz. Quienes me conocen saben que yo quiero que los lectores de km77.com no se fíen...