Y mañana me toca…

El titular de esta entrada casi rima con «Mama Ciccio me toca…» pero no tiene nada que ver. Lo que me toca a mí es conducir esto. Mientras espero para conducirlo, desde la habitación del hotel puedo ver esto si me asomo a la hora adecuada: No me digan...