Por lo que he leído, no conocemos durante cuánto tiempo dura la inmunidad de las personas que han sido infectadas y que han superado la enfermedad.

Pero sí parece claro es que su riesgo de caer enfermos inmediatamente después es muy pequeño.

Lo digo porque yo, que creo que he superado la enfermedad, podría ser muy útil para ayudar en residencias de ancianos o en otros lugares en los que se necesite personal. También para hacer compañía a personas enfermas, aisladas en hospitales, y para lo que sea necesario. Como yo, todas las personas que hayan superado la enfermedad, podríamos ser útiles. Yo podría dedicarle cuatro horas todas las noches y otras muchas personas, confinadas en casa, quizá podrían dedicarle más tiempo si ya han superado la infección y el periodo de cuarentena.

Por lo que leo, la situación en algunas residencias de ancianos es insoportable. Los trabajadores están enfermos y no pueden atender a los ingresados, que además deben de pasar muchísimas horas solos para que nadie les contagie.

Tiene que haber algún modo de canalizar esta ayuda. Primero, tenemos que estar seguros de que no contagiamos y de que no podemos recaer. Una vez confirmado ¿Cómo hacemos para ayudar?

Sentirse inútil en esta situación es muy duro. Especialmente si existe la posibilidad de ser útil.

Share This