Cuando he querido cargar un coche eléctrico, en muchas ocasiones he encontrado a faltar un método para ponerme en contacto con el conductor que ocupaba el poste de carga. Un día en Artíes, con el Tesla, con dos coches aparcados y cargando en los dos únicos cargadores disponibles, otro en Talavera de la Reina, en situación parecida, con un BMW i3, en la calle Goya de Madrid con un KIA eNiro, en una estación de carga rápida de Repsol en la carretera de Burgos, no recuerdo con qué coche, y varias ocasiones más en hoteles. La situación es siempre la misma: llegas a un punto de carga y está ocupado. No sabes hasta qué hora estará ocupado y, lo que es peor, nadie da la vez.

Algunos puntos de carga admiten reserva. No es suficiente, pero es una ayuda. Otros muchos no admiten reserva y además los conductores no se quedan dentro o cerca del coche. Cuando llegas y te encuentras el coche (a veces está cargando y otras ni siquiera), no sabes cuánto tiempo más estará ocupando el punto de carga.

En los puntos de carga rápida, la incertidumbre, en función del coche que sea, tiene un límite máximo de unas dos horas, siempre que el propietario del coche acuda una vez ha terminado de cargar, que no siempre es así. Pero en un punto de carga lenta, el coche puede estar toda la noche o más. ¿Qué haces?

Si estás de viaje, llegas a un hotel y el cargador está utilizado y no tienes alternativa, vas a recepción y preguntas por si saben algo. Quizá puedan darte alguna pista. Pero si el cargador está en un centro comercial, por ejemplo, puedes estar totalmente vendido. ¿Estará todo el día?

Los conductores de coches eléctricos tendríamos que poder organizarnos, pero no sé cómo. Un mínimo imprescindible sería dejar información en el coche que se queda cargando: «Me llevaré el coche a las 7:00 de la mañana» daría una información muy valiosa al resto de conductores que se acercan a ese punto.

Todos, cuando dejamos un coche cargando en algún lugar de recarga público y no estamos cerca del coche, tendríamos que dejar una nota con la hora de salida.

Pero no basta. Si durante el periodo de carga llegan dos conductores y ven la nota, ¿Cuál de los dos tiene prioridad cuando el que ocupa el poste se vaya?

Se me ocurre pegar un papel en el poste para pedir la vez. Es muy posible que haya conductores de coches eléctricos que no respeten esta forma de solicitar la vez, pero no se me ocurre otra mejor.

Una aplicación para comunicarnos en tiempo real entre todos los conductores de coches eléctricos que pretenden utilizar el mismo poste de recarga quizá fuera una buena idea. Pero veo difícil que nos pongamos de acuerdo todos los ususarios de coches eléctricos para compartir aplicación y organizar las cargas. ¿Un sistema de mensajería que permitiera asociarse a un poste y que diera preferencia a las matrículas para coger la vez?

¿Se les ocurre alguna idea?

Supongo que habrá algún momento en el que el sistema de reservas de los postes de recarga esté generalizado, pero aún así, no es una solución definitiva. Una reserva te obliga a estar en un momento determinado, pero casi nunca sabes exactamente en qué momento llegas al punto de carga. Por tanto, reservar es poco útil en muchas ocasiones. ¿Cómo gestionamos a los sin reserva? ¿Podemos organizar las colas para recargar sin obligar a todos los que esperan a quedarse en la fila durante varias horas?

También lo viví, en Lisboa. Una espera de tres horas antes de empezar a cargar en un punto de carga rápida. Ninguno de los coches que esperaba se fue a otro sitio, para aprovechar para comer, por ejemplo, o para dormir una siesta en casa. Alguno estuvo tres horas dentro del coche o subiendo y bajando, pero sin moverse del lugar para no perder el turno.

No es un sistema eficiente. ¿Tiene solución?

Share This