Mercedes-Benz anunció el pasado viernes una una asociación estratégica a largo plazo con el fabricante chino de celdas de batería Farasis Energy (Ganzhou) Co., Ltd., que incluye una participación en el capital de la empresa. El resumen de la noticia, que aparece en la misma nota de prensa del pasado viernes, es el siguiente:

«Los elementos clave del acuerdo incluyen el desarrollo y la industrialización de tecnologías de celdas altamente avanzadas, acompañadas de ambiciosos objetivos para ser competitivos en cuanto a costes. El enfoque tecnológico se centra en un aumento significativo de la autonomía a través de avances en la densidad de energía y la reducción de los tiempos de carga. El contrato proporcionará una fuente segura de suministro de celdas de batería para la estrategia de electrificación de Mercedes-Benz, mientras que Farasis obtiene seguridad para su planificada capacidad de producción. Para poder satisfacer la creciente demanda de las plantas alemanas de Mercedes-Benz en el futuro, Farasis está construyendo una planta para celdas de batería en Bitterfeld-Wolfen; en la que creará hasta 2.000 nuevos empleos. La planta, situada en Alemania Oriental, está diseñada desde el principio como una fábrica neutra en emisiones de CO2.«

En este blog normalmente no doy este tipo de noticias, sin embargo esta nota de prensa me parece especialmente interesante y por tanto la copio prácticamente entera:

Los contratos actuales con Farasis se han complementado e incluyen, además de componentes contractuales técnicos y comerciales, requisitos legales y de sostenibilidad ampliados. Bajo ciertas condiciones tecnológicas y comerciales, el proveedor puede unirse a proyectos para las próximas generaciones de productos Mercedes-Benz EQ en las primeras fases. Como socio estratégico, Farasis es una piedra angular fija en el conjunto existente de proveedores de celdas de batería para Mercedes-Benz. Un conjunto equilibrado de proveedores es la base para acceder a la mejor tecnología posible y un requisito previo para ser competitivos.

Mercedes-Benz continúa su inversión en experiencia avanzada de baterías

La inteligencia de la batería reside en un sistema global altamente complejo. Define las características de un vehículo eléctrico en términos de potencia, autonomía y tiempo de carga. Mercedes-Benz está adoptando un enfoque integral en toda la cadena de tecnología de baterías, desde la investigación y el desarrollo hasta la producción en serie. La celda es el corazón de la batería y, por lo tanto, dominar su química es fundamental. El claro objetivo de desarrollo es aumentar significativamente la gama de baterías futuras a través de los avances en la densidad de energía, en la madurez de producción de las futuras tecnologías y, por último, pero no menos importante, reducir significativamente los tiempos de carga. La mayor eficiencia de las baterías futuras mejorará aún más la sostenibilidad de los vehículos eléctricos. Esto comienza con la reducción del uso de materiales críticos y la producción neutra en emisiones de CO2 de las celdas, pasando por la eficiencia en la operación hasta el reciclaje y un ciclo cerrado de materias primas. Junto a sus socios, Mercedes-Benz también impulsa la industrialización más rápida posible de las nuevas tecnologías.

La producción local de baterías también es un importante factor de éxito para la estrategia de electrificación de la compañía y el elemento clave para poder satisfacer de manera flexible y eficiente la demanda global de vehículos eléctricos. Dentro de su red de producción global, Mercedes-Benz se centra en la producción de sistemas de baterías altamente eficientes y en el establecimiento de una red global de producción de baterías. En el futuro contará de nueve fábricas en siete ubicaciones en tres continentes.

Mercedes-Benz compra celdas de batería a varios socios en el mercado mundial para asegurar el acceso a las últimas tecnologías y el suministro a su red de producción global. Mediante un profundo conocimiento en el desarrollo y producción de sistemas de propulsión altamente complejos y su experiencia en investigación y desarrollo en el campo de la producción de celdas, Mercedes-Benz está involucrada con sus proveedores para cumplir con las especificaciones requeridas.

La sostenibilidad como parte integral de la asociación

Mercedes-Benz y Farasis ya acordaron una asociación de sostenibilidad en el verano de 2019. El primer resultado fue la producción de celdas de batería con electricidad a partir de energías renovables como las hidroeléctrica, eólica y solar. Por ejemplo, la próxima generación de vehículos EQ, incluida la berlina de lujo EQS, estará en parte equipada con celdas de batería neutras en CO2. La inversión de Daimler Greater China en el fabricante de celdas de batería está impulsando activamente el desarrollo de una tecnología clave para la movilidad eléctrica y su industrialización. En China, el proveedor de celdas de batería ha construido una planta en Zhenjiang que será neutra en emisiones de CO2. Actualmente se está planificando otra planta de producción en Bitterfeld-Wolfen, en el este de Alemania, que será neutra en emisiones de CO2 desde el principio. Le seguirá una planta adicional en EE.UU. Esto se alinea con la estrategia de Mercedes-Benz de comprar donde produce. 

Electrificación acelerada en toda la gama de vehículos

Como parte de la estrategia «Electric first», Mercedes-Benz está implementando la electrificación de todas las versiones de sus modelos y tipos de vehículos. En menos de 20 años la gama de vehículos nuevos de Mercedes-Benz será neutra en emisiones de CO2 y para 2030 la compañía pretende garantizar que más del 50 por ciento de sus ventas de turismos sean híbridos enchufables o totalmente eléctricos. Los camiones, furgonetas y autobuses totalmente eléctricos de Mercedes-Benz ya se producen en serie hoy en día. Para finales de año, el objetivo es tener cinco modelos de la gama de turismos totalmente eléctricos y 20 variantes híbridas enchufables en el mercado. La gama híbrida enchufable abarca desde versiones de modelos de la Clase A a la Clase S y desde el GLA al GLE, con autonomías eléctricas de hasta 100 kilómetros.

Share This