El capó se mantiene abierto gracias a un amortiguador.