Por fín. ¡Lo he hecho!

Por fín. ¡Lo he hecho! Desde pequeño he tenido la ilusión de conducir un Mercedes-Benz Clase G. ¿Fantasia extraña? Puede, pero justificada porque tuve un coche teledirigido (cuando tele se referia a que el mando iba unido por un grueso cable blanco al juguete) de Rico que era un Clase G. He...