La tormenta oportuna

Después de un vuelo largo de más de 12 horas, por fin llegamos a Buenos Aires, ciudad del tango por excelencia. El viaje fue duro y con algún rato de turbulencias que no acompañaban para estar relajados y conciliar el sueño. Ayer tuvimos nuestro primer y último...