Fase final de acabado de los vehículos. Los operarios comprueban el funcionamiento del sistema eléctrico, arrancan y lo llevan al banco de pruebas.