Y éste, el primero de los perdedores. También se nos nota en la cara.