A finales de agosto fue la concentración “smart times” en las riberas del Lago de los Cuatro Cantones, en Suiza y allí que me fui a ver qué era eso y a contarlo.

Es bueno que fuera, porque el año que viene la concentración será en Cascais, en Portugal, muy cerca para todos los españoles que tengan un smart y quieran acercarse a conocer esta gran concentración de smart. A Suiza fueron participantes de todo el mundo y en la parada smart times participaron 1203 coches. Les daré más detalles de todo esto en una próxima entrada. También les enseñaré vídeos de unos participantes españoles, y de algún smart peculiar que encontramos sobre el que David, uno de los asistentes españoles, me ilustró convenientemente.

Todo eso será otro día, que se me acumula el trabajo. Hoy les enseño dos vídeos.

El primero está grabado en el interior de un smart fortwo eléctrico, con el que recorrí unos 75 kilómetros. Cuando la infraestructura para recargar los coches queda a mano y cuando los recorridos no comprometen la capacidad de autonomía de los vehículos, desplazarse con un eléctrico es una sensación deliciosa, sin ruido y sin humos. Cuando uno se detiene en el precio y en las limitaciones, el humo interior puede ser infinito.



El otro vídeo no tiene nada que ver con coches. Es la explicación de cómo funciona una bicicleta smart eléctrica. Pensé que sabría su precio para estas fechas, pero todavía no lo he conseguido. algún día lo sabré.

Le auguro futuro a las bicicletas eléctricas para el transporte por ciudad. Con poco esfuerzo se superan las subidas. La batería se puede subir a casa para cargarla. La cuestión es dónde se deja la bici por la noche, porque subirla a casa es un engorro. No es una bici ligera.

 

Share This