No entiendo por qué alguien en el mundo se siente rico si no es Goya, si no fue Goya, si no tiene a Goya.

Goya concentra la condición humana en un brochazo. El Dios que crea hombres es Goya. No hay barro ni costillas. Un pincel de brocha gorda y pintura.

Si además vas al Prado con Lourdes, que se acerca para ver mejor, va por su cuenta mirando las pinturas negras y cruza las piernas mientras mira los cuadros, el mundo se acaba.

Ir, ver, disfrutar. Ver disfrutar.

Museo del Prado. La riqueza está dentro.

Share This