Cinco hombres han violado a una mujer en Málaga. En La Feria. Salía de una noche de trabajo de camarera en una caseta y cinco hombre la violaron.

Cinco hombres, cinco diferentes. ¿Ninguno fue capaz de parar a sus compañeros?

Un pueblo civilizado pararía la Feria de Málaga. Un pueblo civilizado no tendría cuerpo para festejar nada después de saber que una mujer ha sido violada.

No soy capaz de ponerme en el cuerpo de la mujer. No soy capaz de saber lo mal que lo estará pasando, aunque sea capaz de intuirlo. Tampoco soy capaz de ponerme en el cuerpo de ninguno de los cinco hombres, ni siquiera soy capaz de intuir lo que pasó por sus cabezas. ¿Cómo es posible que ninguno de los cinco, cinco, se peleara a muerte con sus compañeros?

No puedo decir nada valioso. La barbarie me desconcierta. Lo único que me parece razonable es que se suspenda la fiesta, que se suspenda la fiesta en toda España, en el mundo, en el universo.

Compartimos especie con unos bárbaros. No hay nada que festejar.

Share This