El día antes de que empiece la prueba todos los participantes son reunidos en una sala del hotel Sheraton Fischerman’s de San Francisco para recibir instrucciones, consejos, admoniciones y “Think blue commercials”. Los alumnos atienden ensimismados y obedientes. Algunos toman notas, yo entre ellos, y eso que no participo. A estas alturas, todavía todos creen que pueden ganar. Quieren la fama, pero la fama cuesta.

¿Será esto pregunta del examen? Porque ya se sabe que no sólo va a puntuar consumir poco. Habrá otro tipo de pruebas. ¿Harán preguntas sobre Think Blue? Por si acaso atiendo para ayudar a los participantes españoles si me autorizan.

Espero que la respuesta no esté incluida en esta diapositiva.

En cambio, si preguntan sobre esto será muy fácil. La primera actividad Think Blue que destacan, de todas las del mundo, son los Think Blue Camps que Volkswagen organiza en España. Un video de niños jugando en la costa española y la bandera de nuestro país resuenan en la sala. Yo que no entiendo de patrias, siento el orgullo patrio. ¡Los primeros!

Una vez explicado qué significa para Volkswagen el Think Blue, una vez que los participantes se han imbuido del espíritu azul, ese espíritu elevado que sin duda les ayudará a consumir poco porque pesarán menos, levitarán sobre sus asientos y pisarán con mayor delicadeza el pedal del acelerador ( 🙂 ), pasamos a los datos concretos.

 

Recorrido.

Países participantes.

Coche.

Datos técnicos del coche. Conviene conocerlos bien.

Saber que la batería sea de ion litio a los participantes no les sirve para nada. Pero a mí sí. Me lo apunto.

Los esquemas de flujo de energía ayudan a conducir con mayor ahorro. En la pantalla, sin embargo, sólo podrá verse el navegador, porque es imprescindible que esté conectado permanentemente.

Por fortuna para los participantes, en el centro del cuadro pueden consultar un esquema resumido de los flujos de energía.

Aquí vienen datos importantes para consumir poco. El coche puede circular en modo eléctrico puro. Y la clave para el éxito, según los organizadores, está en la posibilidad de circular a vela (con el motor de combustión parado y desacoplado en retenciones). ¿Será verdad que esta es la clave?

Un botón permite ampliar el rango de utilización del modo eléctrico puro. ¿Servirá para algo?

Estoy seguro de que los participantes no han podido digerir toda la información que les han puesto delante. ¿Demasiados datos?

La organización, para que no haya desigualdades, pesa a todos los participantes e iguala pesos. Los equipos más ligeros estarán lastrados con botellas de agua hasta igualar el peso de los equipos, que están compuestos por la pareja participante y por el “acompañante” que les ayuda. Carlos, Isabel y Olivier son los componentes del equipo español.

Estamos a domingo. Hoy todavía no hay competición, pero ya se pueden conducir los coches para conocerlos mejor y obtener buenos resultados al día siguiente desde el primer kilómetro. La organización ha dispuesto una tartera para que los participantes puedan comer en el parque acompañados del oso Yogui. Yo hubiera recomendado no comer. Después de que te han pesado, hay que hacer todo lo posible para perder peso. Ni comer ni cenar. El peso es gasto de combustible. A régimen.

Los representantes de la España peninsular posan delante del mapa.

Y al lado del coche. Este ya va a ser su coche para todo el Campeonato. Hoy les toca conducirlo y conocerlo. Mañana será su herramienta para intentar ganar.

 

Share This