¿Por qué los seres humanos se ponen celosos, riñen y se cabrean cuando la persona a la que dicen querer tiene relaciones sexuales con otra y no se alteran cuando esa persona habla con otra?

¿Qué tiene el sexo que no tenga la palabra, para hacernos dudar y sufrir? ¿Por qué asociamos la infidelidad al sexo y no a la conversación? ¿Por qué no toleramos un polvo con el compañero de trabajo pero sí una conversación en la máquina del café?

¿Qué significa ser infiel? ¿Mentir? ¿Disfrutar con otro o con otra? ¿Olvidar? ¿Dejar de querer?

La palabra es exclusiva del ser humano. El sexo es común a muchos animales.

¿No debería uno ponerse más celoso cuando el otro intercambia palabras que cuando intercambia fluidos? ¿No se despecha más al necesitar palabras ajenas que al reclamar contacto físico? ¿No es más intrínseco el intercambio cuando ejercemos más nuestra condición de seres humanos que cuando actuamos de forma pareja a toda especie animal?

¿Qué relaciones son sexuales y cuáles no? ¿En qué momento y lugar una caricia deja de ser caricia y se convierte en sexo? ¿Tengo permitido acariciar la cara pero no acariciar el pecho? ¿Por qué?

No sé de qué hablamos cuando hablamos de fidelidad. Las palabras pueden acariciar tanto como una mano. ¿Debemos rechazarlas para ser fieles?

¿Tiene sentido esto que pregunto o es puro sexo?

Share This