En la película “Titanic“, el protagonista de la misma, Jack Dawson, (interpretado por Leonardo Di Caprio), tras salvar la vida de la bella Rose Dewitt Bukater, (Kate Winslet), en la popa del barco, es invitado por el prometido de ella, en agradecimiento, a cenar en el comedor de primera clase, junto con la más selecta y adinerada sociedad que viajaba en tan maravilloso como malogrado barco.
En la escena de la cena, la madre de Rose, (Ruth Dewitt Bukater), quien quería un matrimonio de conveniencia para su hija con un rico heredero, pero del que su hija no estaba enamorada, le pregunta a Jack sobre donde vivía y cómo se ganaba la vida…(recordemos que Jack Dawson es pobre y viaja en tercera clase, se gana la vida aquí y allá, es pintor y soñador):

Jack: “…verá señora, en la actualidad mi dirección es el Titanic, cuando desembarque estaré en manos de Dios..”

Ruth: “…y con qué medio cuenta para sus largos viajes…”

Jack: “…trabajo para ir de un lado a otro, utilizo cualquier medio para viajar, gané mi pasaje en el Titanic con una mano afortunada al poker, tuve mucha suerte…”

Ruth: “…¿le parece atractiva esa clase de existencia desarraigada…?

Jack: “…verá, siempre llevo cuanto necesito, aire en mis pulmones, unas cuantas hojas de papel en blanco, me encanta despertarme por la mañana sin saber qué me deparará el futuro, a quien conoceré o dónde me llevará la vida, hace unas noches dormía bajo un puente y ahora estoy aquí, en el buque más grande del mundo, bebiendo champán con personas distinguidas…, creo firmemente que la vida es un regalo y no pienso desperdiciarla, nunca se sabe qué cartas se repartirán la próxima vez, aprendes a aceptar la vida tal como viene, así cada día cuenta…”

Ayer, fui invitado por Javier Moltó y Saab al “Saab Performance Program“, que se impartió en la Escuela de Conducción Segura que tiene el RACC en Moraleja de Enmedio (Madrid)…en calidad de uno de los ganadores del “concurso“ de km77.com para asistir al Curso de Conducción de Saab…y he de decir que para mí, ayer, fue un día que contó…

km77.com, es un marcador favorito de mi navegador, forma parte de mis visitas diarias cuando me conecto a Internet, lo mismo que la prensa digital, el correo electrónico o las búsquedas en Google…para mí, km77.com, además de información relativa a pruebas, información automovilística y precios, es fundamentalmente sus blogs: Teletransporte, Curvas Enlazadas, Ni me va ni me viene, Celedonio y Cogolludo, Cine a las Cuatro Ruedas, Desde mi Torre de Marfil

Del autor de Teletransporte me han gustado, desde el principio, sus puntos de vista, su forma de entender el mundo del automóvil, sus opiniones, su humor, su sensibilidad y humanidad…y me ha interesado porque es inteligente, por lo que dice y por cómo lo dice…y desde ayer a Javier Moltó le puedo poner cara y voz…

Tuve la oportunidad de visitar la redacción y conocer a algunos de sus miembros, (también a la autora de “Ni me va, ni me viene“), Marta, a quien le otorgo una sensibilidad especial por su delicioso blog…(ya os digo yo que es guapa y simpática)…y es muy especial conocer en persona a quien ya “conoces“ por la manera en que nos cuentan y expresan, entrada a entrada, cada uno de los temas que para ellos son importantes…creo que esa “ magia “ del desencuentro físico debe ser así y forma parte del encanto de esta manera digital de comunicar…así, cada uno de nosotros podremos seguir imaginando como serán quienes leemos, (y conocemos), día a día…

Creo que muchos de vosotros tendréis “motivos para envidiarme“, al menos un poquito…pues me consta que muchas de las experiencias que voy a pasar a contaros os gustaría haberlas podido disfrutar vosotros…pero en todo caso, “con pelos y señales“, voy a intentar describiros cuanto hice para que también vosotros podáis “vivirlo“ aunque sea de esta manera…

Para empezar, Javier me dejó conducir el famoso Volkswagen Golf 5p Sport 1.4 TSI 122 Cv DSG 7 velocidades de la Prueba de larga duración, sí, sí, el mítico 6336 GLF…del cual me gustó mucho su suavidad y potencia…aunque en alguna ocasión, y al ser automático (sin querer), diera un frenazo con el pie izquierdo…:-)…

Pero entrando en el meollo de mi experiencia, esto es, en el “Saab Performance Program“, he de decir que me encantó.

Saab España se ha tomado muy en serio y se ha comprometido firmemente a posicionar el producto Saab en el mercado español…aunque sobran las palabras ante la calidad, diseño, tecnología y seguridad activa y pasiva de toda la gama de coches que tuve la oportunidad de conducir: los nuevos Saab 9-3X y Saab 9-5 Sedán…

El acto de presentación fue magnífico, al igual que el nivel de atenciones para todos los presentes, (hasta 15 medios de comunicación del motor), tras un exquisito desayuno, la presentación en una carpa especialmente acondicionada se centró en los siguientes puntos:

  • La esencia de Saab, tras 73 años de existencia, se basa en la seguridad, influenciada firmemente por la tecnología que comparten su división aeronáutica y la automovilística.
  • El producto Saab está orientado a un conductor responsable, comprometido y respetuoso con el medio ambiente, a la vez que exigente con su seguridad y con el que comparte sus valores y estilo de vida.
  • Saab está a la vanguardia de la prevención de accidentes con sistemas tales como la imposibilidad de arrancar el vehículo sin ponerse el cinturón de seguridad, por sus pioneras pruebas del “alce“, por su tecnología “head up display“ (velocidad y marcha engranada visionada en el parabrisas), por sus reposacabezas activos, por su tracción trasera y por el acero empleado en la fabricación de sus automóviles.

Básicamente el “Saab Performance Program”, es una experiencia de conducción única, basada en la seguridad, que viene a proporcionar a los asistentes a estos cursos, (clientes que acaban de adquirir un Saab), conocimientos sobre el producto y técnicas de conducción más segura y más responsable como medio de incorporar un valor añadido al proceso de venta.

Se trata de enseñar cómo mejorar la posición al volante, conocer en profundidad los sistemas de seguridad activos y pasivos del coche que se acaba de adquirir, se realizan recomendaciones para una conducción más responsable y especialmente dotar de conocimientos al cliente para capacitarle en sus reacciones ante diversas situaciones extremas: sobreviraje, subviraje, frenada de emergencia con ABS, entrada en funcionamiento de ESP

Asimismo se instruyen claves para mejorar el rendimiento del Saab, reducir el consumo de carburante y sus emisiones y aumentar su vida útil.

La parte práctica corrió por cuenta del RACC, con una trayectoria de más de 30 años en la formación de conductores y en la mejora continua de la seguridad y el medio ambiente.

Un conjunto de técnicos del RACC, dividieron a los asistentes en cuatro grupos al objeto de realizar cinco pruebas, poniendo a disposición de los cuatro grupos un total de cuatro coches a cada uno, del Saab 9-3X y Saab 9-5 Sedán, con distintas motorizaciones y acabados. (es decir, un total de 16 coches, con menos de 2000 kms cada uno), totalmente nuevos y en distintos colores y acabados….¡¡¡ increíbles ¡!!!…no os podéis hacer una idea de lo bonitos que son estos nuevos Saab y del altísimo nivel de calidad y tecnología que incorporan…

Las pruebas eran: (tal y como yo las realicé, un total de tres veces cada una):

  • Una rotonda deslizante, con aporte continuo de agua (aspersores), arrancar desde unos conos y entrar a una velocidad de 35-40 kms/hora…al objeto de subvirar… y hacerlo primero sin forzar la curva y sin frenar para ver el comportamiento del coche, y luego ya, frenando y forzando la entrada en funcionamiento de los sistemas de seguridad.
  • Una prueba con un “plato hidráulico“, mecanismo que provoca que el coche sobrevire…entrar a una velocidad de 45-50 kms/ hora, soltar el acelerador al entrar y latigazo del plato hidráulico que te manda, sin que tú lo sepas, el culo del coche a derecha o izquierda, con suelo deslizante y totalmente regado…debiendo hacer contravolante y volante para dirigir el coche recto y evitar que derrape…(yo las dos primeras veces trompeé, a la tercera lo logré controlar, si bien en esta última oportunidad entré a menos velocidad).
  • Slalom de conos, una primera tanda más juntos y una segunda más separados, al objeto de en la primera mover el volante separando las manos, y en la segunda intentar pasarla sin soltarlas… (no sé si me explico…).
  • Salida, aceleración y soltar…entrada en pendiente deslizante y totalmente mojada y aparición de improviso de chorros de agua a modo de obstáculo que se ha de sortear, pisando a fondo el freno, notando la entrada del ABS y corrigiendo la dirección en dos sentidos para no atravesar dos “muros de agua“.
  • Finalmente, y como copilotos en los coches, los técnicos del RACC nos hicieron dos tandas a cada uno de la “prueba del alce“, sin ESP y con ESP…¡¡¡impresionates los latigazos sin ESP ¡!!,es increíble cómo corrige el coche con la entrada en funcionamiento del ESP…de película…

Por cierto, increíble el “head up display“, las levas en el volante y el lujo de los acabados de todos los coches.

Para finalizar el acto, tras las pruebas dinámicas, se ofreció un exquisito almuerzo…y se obsequió a los presentes con un pendrive que asemeja la llave de contacto de un Saab, una corbata de seda italiana y una flor preciosa….

En fin…quisiera finalizar este relato agradeciendo una vez más a Javier Moltó la invitación, su disposición, atención y trato que me dispensó en todo momento, y os lo quiero hacer llegar a todos/as con el mayor realismo porque ayer yo fui todos vosotros/as.

EL DÍA DE AYER….CONTÓ… Un saludo para todos/as.

Luis Javier Fernández de Córdoba
Share This