Este fin de semana he recargado por primera un coche eléctrico. En Madrid. El viernes, a las siete de la tarde, al acabar de trabajar seguí trabajando y me fui a conducir el Nissan Leaf. Sólo salir de la redacción lo conté por twitter y fue una buena idea. Enrique Naranjo, periodista de coches me escribió el siguiente tuit: “Consejo. Prueba primero el punto de recarga donde tengas pensado enchufarlo para asegurar que tenga el amperaje adecuado

Le hice caso (Gracias) y fue una buenísima idea. Si llego a esperar a que el coche estuviera descargado para probar la carga, podía haberlo pasado mal.

Primer punto en el que probé: Poste de carga situado en la Puerta de Alcalá de Madrid. Está en la acera, en la esquina entre la Plaza de la Independencia y Alfonso XII.

Recuerden que era mi primera vez. El coche no tenía libro de instrucciones. En las hojas de instrucciones que tenía, ponía:

1) “El cable de recarga con el que viene equipado el Leaf está concebido para usarse de forma habitual en los puntos específicos de recarga públicos” (En el coche venía una tarjeta para ser utilizada en estos puntos de recarga públicos. No había duda. Era donde tenía que cargarlo.)

2) “El cable de recarga permite al Leaf recargarse a 10 amperios de forma constante”

3) “Nissan recomienda encarecidamente la instalación de un equipo de recarga doméstico si vas a recargar de forma habitual el Nissan Leaf en tu domicilio” (Estaba claro. Mejor cargarlo en los sitios recomendados por Nissan y no en un enchufe cualquiera)

Llego al “punto específico de recarga público” situado en la Puerta de Alcalá. En el punto de recarga las instrucciones son escuetas. No pone nada de información ni del amperaje ni del voltaje. Sé que cumple las condiciones que yo necesito porque Nissan me dice que recargue aquí, pero hubiera agradecido un poco de información adicional, para tranquilidad del recargador novato, al menos.

Como estoy en la inopia, este primer día salí a conducir sin cámara de fotos ni de video. Sólo tenía el teléfono. BlackBerry que con poca luz hace fotos así de malas. Poste de carga. Vehículo eléctrico, Puerta de Alcalá.

Bajo la trampilla que se ve se enchufa el cable que va con el Leaf. Un cable, con su transformador (caja de control lo llama Nissan), que es pesado. el enchufe está bajo la trampilla. La trampilla sólo se abre si se pasa la tarjeta del Plan Movele (La verán que aparece en un video). Pasé la tarjeta, se abrió la trampilla, enchufé el cable, volví a pasar la tarjeta, bajó la trampilla.

¿Y saben que pasa? Que el enchufe no cabe en el hueco previsto y cuando baja la trampilla choca con él. Aun así, la trampilla cierra, el piloto verde se pone de color naranja y en principio parece que empieza la operación de carga.

En las instrucciones del coche pone:

1) Inserta el conector (enchufe normal) en la toma de corriente de la pared (en este caso del poste. Fácil de hacer y no presenta dudas, salvo que la trampilla no deja hueco al cerrarse y lo deja presionado)

2) Enchufa el conector de recarga a la toma del vehículo ) También fácil.

3) La recarga empezará automáticamente y la luz de recarga de la caja de control se iluminará (En la caja de control no se ilumina ninguna luz. ¿Estará fundida?)

4) Las 3 luces del salpicadero del vehículo se iluminarán durante la recarga, indicando el nivel de carga. (¿Qué tres luces son esas del salpicadero? Yo no veo ninguna luz del salpicadero, pero como no sé a qué luces se refiere, me quedo con la duda)

Le doy al contacto del coche y aparece una luz verde fija, con forma de enchufe y cable, que muestra que el coche está enchufado ¿Significa que está cargando? No lo sé. Me quedo una media hora con el coche enchufado en el poste, esperando a ver si sube el nivel de carga de la batería. No me parece que cargue, pero aquí dice que la recarga empezará automáticamente. Yo no tengo que hacer nada, por lo que es posible que esté cargando.

Los peatones que pasan por la zona me amenizan. La que más de todos es una chica andaluza que se acerca al coche, bajo la ventanilla y dice: ‘Me meo. ¿Pero esto ya existe? Alucino, vamos.’

Existir existe, pero yo, después de pasar más de media hora parado en ese poste, intentando saber si cargaba o no, decido irme a otro poste. El coche me indica otros postes cercanos. Me voy a uno que hay en la calle Goya 46. También de Madrid. Antes de irme, le hago una foto al retrovisor con la Puerta de Alcalá de fondo.

Retrovisor Nissan Leaf. Puerta de Alcala

En Goya el poste es diferente y me da esperanzas. Lo malo es que la plaza está ocupada por un ‘petrolero’. Tiene un papel que pone que está averiado. A mí me obliga a aparcar en medio de la calle. Ya son casi las doce de la noche, por lo que decido probar.

Punto de recarga en la calle Goya 46. Madrid

Enchufar el cable en este poste es complicadísimo, porque el enchufe está metido dentro de un hueco pequeño e inclinado. el cable es grueso y se retuerce mal. Además no hay luz. Consigo enchufarlo. Una vez enchufado, queda mucho mejor que en el otro poste, porque la trampilla no choca con él al bajar. Lo enchufo en el coche. Inmediatamente veo que todo funciona. antes no funcionaba nada y no estaba cargando. He pedido el tiempo durante casi una hora para nada. ahora sí funciona.

Las luces de la caja de control están encendidas (en la foto se ve mal, pero lo están):

Poste de recarga. Vehículos eléctricos. Goya 46.

En la parte superior del salpicadero hay unas luces azules encendidas que se ven claramente (ahora que lucen sé a qué se referían) y en el cuadro de instrumentos pone que quedan 4 horas y media para completar la carga. La luz verde con forma de enchufe, que se aprecia en la foto, ahora luce de forma intermitente, sincronizada con las luces del salpicadero.

Tiempo de carga estimado, cuatro horas y media

Por supuesto no puedo dejar el coche cuatro horas y media en segunda fila para recargarlo a tope, que es mi objetivo para medir la autonomía. Además me lo ha pedido Ricardo Galli (Creador de Menéame) me lo ha pedido por tuiter. Y me gusta complacer. Pero aunque no estuviera en segunda fila, tampoco podría dejarlo aquí cargando hasta que se llenara. Por dos motivos. El primero es porque las reservas de aparcamiento sólo son de tres horas (En tres horas, con este cargador, no da para más de 30 kilómetros):

Reserva de plaza para carga de eléctricos

Y el segundo porque me da reparo dejar el coche con un cable colgando en mitad de la calle. El cable queda sujeto en el poste mediante la trampilla. La trampilla sólo sube y baja con la tarjeta. Supongo que, una vez cargando, la trampilla sólo puede abrirse con la misma tarjeta que con la que se cerró (para que nadie te pueda robar el cable con otra tarjeta). Pero el enchufe que se conecta al coche no queda protegido de ninguna manera. Cualquiera puede acercarse y desenchufarte el coche. Nadie tiene por qué hacer una cosa así, pero es difícil quedarse tranquilo con el coche aparcado en mitad de la calle con un cable colgando. Y el tiempo de carga es prolongado.

Decido buscar un garaje para llevarlo a cargar. También por tuiter me han dicho que en el garaje del Palacio Real hay plazas para carga de eléctricos. Me acerco hasta allí para dejarlo cargando por la noche. La instalación está hecha, pero todavía no funciona. Me llevo el coche a la redacción y me voy a dormir. Decido buscar más lugares de carga a la mañana siguiente.

Al día siguiente voy equipado con cámara de video en forma de teléfono y con cámara de fotos de mejor calidad. En el navegador del coche indica que hay un punto de recarga en la estación de Atocha. Imagino que será dentro de uno de los aparcamientos, que me da más tranquilidad para dejar el coche con un cable colgando. Llego al lugar con el Leaf. Es en un aparcamiento de pago, al aire libre, pero al lado de la caseta de pago. Me parece un lugar aceptable para dejar el coche unas cinco horas, que es el tiempo que indica ya la instrumentación del coche.

Punto de recarga. Estación de Atocha

Tiene dos postes de recarga.
Estación de Atocha. Acciona- Recarga. Vehiculos electricos

Y un cartel verde muy bonito.
Punta de recarga. Acciona Comfersa.

Pero todavía no funciona. No sé si estos postes están asociados a Movele y si sirve la tarjeta que yo tengo, porque no tienen los adhesivos correspondientes, pero eso es lo de menos. Quiero pagar y dejarlo cargando ya, porque se me hace tarde. Tengo que buscar otro sitio.

La experiencia también me sirve para contar en qué estado de servicio se encuentran los puntos de recarga disponibles. No me quejo, pero a este paso no pruebo el coche.

El siguiente punto que aparece en el navegador es el mercado de San Antón. Está en el barrio de Chueca de Madrid, entre la calle Barbieri y la calle Libertad. La entrada está por Augusto Figueroa. Voy. Rodeo el edificio. No hay ningún poste en la calle. Buena señal. Puede estar en el aparcamiento. Confirmado. Está en el aparcamiento. En la planta menos tres.

Hay seis plazas para recarga de eléctricos. Le pregunto al encargado y me asegura que funcionan. Dejo el coche en la plaza 47. Lo enchufo. Tengo que subir una planta porque la pantalla de gestión está en otra planta (Parece hecho a propósito para que no sea fácil). Subo a la otra planta con mi tarjeta del Plan Movele. Tengo la sensación de que por fin voy a dejar el coche hasta que se cargue.

A partir de este momento, empiezo a grabar. Lo que sigue se lo explico en el video. Es un video largo, de poca calidad, espero que ilustrativo.

Share This