Al más mono de la familia o a la más mona le tocan estas cosas. Si tienes la suerte de que tus padres posean un Porsche Panamera Sport Turismo, te puede tocar ir en esa plaza. Si tienes una hija que tenga un Porsche Panamera Sport Turismo seguro que no te hace ir en esa plaza. Si quien lo tiene es un hijo no te digo yo que no, porque de los hijos nunca se sabe qué se puede esperar.

(Más información del Porsche Panamera Sport Turismo aquí)

Yo que no tengo ni padres ni hijos que tengan un Porsche Panamera Sport Turismo, me he encaramado a la quinta plaza, a la plaza central del asiento posterior del Panamera Gran Turismo únicamente para poder contarle a los hijos, o a los padres en el peor de los casos, lo que les espera.

Para hacerse una idea de lo que te espera si tienes que realizar un viaje en este asiento al que Porsche llama +1 porque dice que el Panamera sport Turismo tiene 4+1 plazas, basta con esta foto.

Porsche Panamera Sport Turismo. Quinta plaza

Entre las piernas hay que llevar constantemente esa voluminosa consola central y bajo los glúteos, nalgas o culo, ese mini asiento para trapecistas en el que no aparece ni por asomo un ápice de apoyo lateral con el que dar reposo a tus músculos abdominales ya que hablamos de anatomía. No hay más lugar al que agarrarse que a tu propio abdomen, que a buen seguro (no he probado el asiento con el coche en marcha) trabaja duramente en cada curva, incluso por ciudad. Con el coche parado ya cuesta mantenerse arriba del trapecio. No me imagino lo que puede suponer con el coche en marcha.

El acceso, a pesar de las apariencias no es del todo malo. Como uno entra de pie, apoya el pie izquierdo en el suelo al ado de la consola central, se agarra con la mano izquierda al asiento delantero, se agacha para meter el tronco dentro del coche, eleva la pierna derecha (siempre que entremos por el lado del conductor) salta la valla situada entre las dos vertientes del coche, se deja caer sobre el trapecio y ya está colocado. En las fotos que viene a continueación muestro el proceso paso a paso, o salto a salto.

Primero, colocar el pie izquierdo junto a la consola con el tronco agachado metido entro del coche y la pierna derecha lista para pasar al otro lado. Para ir sentado aquí mejor si no eres muy bajo ni muy alto. Y preferiblemente también muy delgado.

Porsche Panamera Sport Turismo Acceso
A continuación, si eres ágil, no llevas una cámara de fotos en la mano y tienes buena elasticidad podrás pasar la pierna de un solo movimiento al otro lado de la consola. Pero si has entrado mal y te has sentado antes de pasar la pierna, tendrás que pasarla de esta guisa por encima del asiento o de la consola central.

Porsche Panamera Sport Turismo Acceso al asiento central posterior
Una vez pasada la pierna al otro lado, la posición en la que estás obligadao a viajar es la siguiente.

Porsche Panamera Sport Turismo Asiento central posterior

En esta posición no sólo vas incómodo tú. También molestas a los pasajeros de tu izquierda y derecha, a los que dejas poco sitio para estar. Así que si tienes padres, es el momento adecuado para dejarles conducir el Panamera, que ocupen los dos asientos delanteros, e irte atrás con el más mono de tus hijos en el centro.

Quien ocupe esta plaza debe tener altura suficiente para poder llevar los pies bien apoyados en el suelo. Los pies serán el único apoyo que le dé sustento lateral, salvo que estire los brazos lateralmente, hasta apoyarse con las puertas, que a buen seguro hará falta alguna vez.

Porsche Panamera Sport Turismo Asiento central posterior

Para salir (cambio de coche), como incorporarse desde la posición sentado es difícil (al entrar de pie, al final, hay que dejarse caer) lo mejor es desplazar los glúteos hasta el asiento de al lado y elevar una de las piernas. Yo puedo hacerlo y tengo 55 años. Mi ventaja es que soy pequeño (1,73 m de altura). Con todo, la mayor dificultad no creo que sea entrar y salir, sino sustentarse encima de esa banqueta estrecha. Banqueta y respaldo, además, son duros, especialmente el respaldo.

En cualquier caso, una vez ocupados los 4+1 asientos, ponemos el coche en marcha. Por las carreteras por las que he conducido no he sacado demasido partido al coche, pero conducir un Porsche, sea cual sea, es siempre una gozada. En esta ocasión y con la versión híbrida me he dedicado a gastar poco. Este ha sido el consumo medio en mi recorrido de 46 kilómetros, según el ordenador del coche.

Porsche Panamera Sport Turismo Consumo

De esos 46 kilómetros, 25 han sido en modo puramente eléctrico, si el ordenador no me engaña e interpreto bien los datos que me da.

 

(Sigue aquí)

 

Share This