He realizado 220 kilómetros con el 508 RXH por carreteras de alrededor de Aix en Provence con el único objetivo de conocer cómo había que conducir este coche para conseguir cifras de consumo bajas. Mi promedio de velocidad ha sido cercano a 60 km/h. He atravesado mucho pueblos, con muchas detenciones. Las carreteras tenían muchas curvas y fuertes pendientes de subida y de bajada. El origen y el final ha sido en Marsella, por lo que no había desnivel entre la salida y la llegada.

Mi objetivo de saber cómo hay que conducirlo para obtener un buen consumo se debe a un discusión amable pero sin tregua con los dos ingenieros responsables del desarrollo del 508 RXH. Durante más de una hora hemos estado discutiendo sobre las cifras de consumo que obtuvimos en km77.com durante la prueba del 3008 HYbrid. Los ingenieros, básicamente, argumentaban que habíamos obtenido ese consumo medio durante la prueba del 3008 porque no teníamos suficiente experiencia en conducir híbridos. Y claro, después de los 160.000 kilómetros que le hicimos al Prius, que Alfonso ha incrementado en utilización particular, y de los muchos coches que hemos conducido en nuestra vida, esa argumentación me planteaba más dudas. Si hace falta más experiencia en conducir este híbrido que la que nosotros tenemos, va a resultar que se trata de un híbrido muy difícil de conducir para conseguir consumos reducidos. Así que me empeñado en obtener un consumo bajo para conocer cómo hay que conducir para conseguir un consumo bajo en este híbrido de Peugeot.

Mi argumentación con los ingenieros de Peugeot consistía en decir que el 3008 (y el 508) híbridos son coches muy pesados y que acelerar y hacer subir pendientes a coches pesados requiere consumir mucha energía. Su contraargumentación consistía en decir que ese incremento de energía se recuperaba en las frenadas y en los descensos y que si conduces adecuadamente los híbridos de Peugeot puedes conseguir consumos reducidos.

Después de los doscientos kilómetros que he recorrido por carreteras de muchas curvas, con muchas pendientes por las que no he ido especialmente despacio en promedio, he obtenido un consumo de 5,3 litros cada cien kilómetros. He ido solo en el coche y he conducido con cuidado para consumir poco. He obtenido varias conclusiones.

1) La cifra de consumo que se obtiene con el Peugeot 508 RXH se reduce mucho más que en otros coches cuando se conduce con el objetivo de ahorrar. El sistema híbrido aporta más recursos para sacar partido de ellos que los coches con motor convencional. (En el Prius pasaba lo mismo, pero al ser menos pesado, la diferencia era menor).

2) Debido a la escasa capacidad de la batería (1,1 kWh) y a la poca potencia del motor eléctrico, en cuanto hay que vencer una pequeña pendiente, incluso a baja velocidad, y también al salir lentamente de los semáforos, el motor Diesel entra en funcionamiento de forma casi permanente. En cuanto entra en funcionamiento el motor Diesel a baja velocidad, el consumo se dispara. Que el motor Diesel proporcione potencia a bajas velocidades, puede hacer que el consumo se incremente un 50% en recorrido urbano. Como el sistema desconoce si después va a tener oportunidad de recuperar energía, hace que el motor actúe constantemente. Si el conductor está dispuesto a solicitar menos aceleración o de subir más despacio en las pendientes, puede ahorrar mucho combustible.

3) Al Peugeot 508 RXH le sentaría muy bien, para gestionar mejor la energía de su pequeña batería conocer el perfil del recorrido por el que va a circular en cada momento. La gestión de la batería y del motor térmico debe ser diferente si a continuación se aproxima una subida o una bajada. Como el consumo es tan sensible a las pequeñas diferencias de conducción (y por tanto de velocidad media), una gestión con información previa de las necesidades futuras (subidas, bajadas, tráfico urbano, semáforos, curvas) permitiría ahorrar cantidades sustanciales de combustible. Le pregunté a los ingenieros sobre esta posibilidad y me dijeron que efectivamente sería muy útil. Por la cara que pusieron, tengo la impresión de que les pareció más un sueño que una realidad acotable en el tiempo.

En los los videos que pongo a continuación, comento sobre la marcha y muestro el cuadro de instrumentos para intentar explicar cómo funciona el sistema híbrido del Peugeot en cada situación. Comento la dificultades con las que me encuentro en cada caso para consumir poco y las impresiones sobre la marcha de qué se puede hacer para consumir menos. La calidad de los videos es mala. Yo creo que dan buena información, por lo que se ve y se escucha. Quizá puede convenir no mirarlos fijamente para no marearse.

Circulación en autovía

Circulación en zonas urbanas

Respuesta al circular a menos de 10 kilómetros por hora. Después de decirle a los ingenieros que era poco práctico que el coche empezara a empujar en cuanto se circula a menos de 10 km/h me dijeron que estaban de acuerdo y que probablemente en el futuro esta respuesta del coche (establecida para mantener los mismos parámetros de los coches automáticos) se producirá a partir de unos 5 kilómetros por hora.

Circulación en carretera de curvas

Después de todas mis pruebas hablé con los ingenieros y les comenté que quizá una batería un poco mayor permitiría mayor utilización del coche en conducción puramente eléctrica por las ciudades (con la gestión automática), con una notable reducción de consumo, especialmente en ciudades que no sean planas. Su respuesta llevaba sonrisa incluida: “O una batería menor, para reducir peso”. La capacidad de la batería es de 1,1 kWh y pesa 48 kilogramos. A plena carga tiene autonomía para unos tres kilómetros en terreno llano.

Gestión de con el sistema de control de estabilidad de las pérdidas de tracción en lugares abruptos.

Más información del 508 RXH publicada en km77.com.

Share This