En el Skoda Kodiaq 4×4 2.0 TDI 110 kW (150 CV) DSG Style 7 plazas (38 135 €) que he probado se pueden seleccionar cinco modos diferentes de conducción (que detallo dos párrafos más abajo). Este sistema de selección de modos de conducción es opcional, cuesta 860 € y yo no lo recomiendo, porque entiendo que las versiones sin esta opción deben fucionar en el modo “Normal” de la selección, que me parece el lógico y satisfactorio para todo uso. Yo entiendo que pagar por poder elegir ente cinco modos del condución sólo se justifica si te sobra el dinero, si vas a ahorrar a medio plazo esa inversión inicial o si vas a obtener un disfrute equivalente a ese desembolso. En Arpem hemos publicado una comparativa con el Mitsubishi Outlander.

01-Nocturnos Skoda Kodiaq

 

Si te sobra el dinero, no me importa que lo gastes como quieras. Si no te sobra, sabe que no vas a conseguir reducir el consumo por un valor equivalente a esos 860 euros en toda la vida del coche. No hace falta hacer ningún cálculo. Si te preocupa el consumo puedes conseguir un consumo idéntico con el sistema Eco apagado que con él enchufado. sólo tienes que preocuparte un poco de algunos detalles. Por último. Si se trata de disfrute, el Kodiaq no es un coche para disfrutar. ¿Se puede disfrutar más de él con el control dinámico de chasis (DCC) que sin él? Pues no lo creo. Se nota algo en las curvas, el coche hinca un poco menos de delante, pero en modo normal va suficientemente bien y permite disfrutar exactamente lo mismo. Quizá sea una centésima de segundo más rápido en el paso por curva si nos ponemos los guantes de piloto, pero no creo que nadie quiera este coche para medir centésimas.

02-Nocturnos Skoda Kodiaq

 

Los cinco modos de conducción son los siguientes. El Eco, destinado a consumir menos, el Comfort, en el que prima la comodidad, el Normal que entiendo que es el mismo que llevan las versiones en las que no se puede elegir modo de conducción, es decir, el recomendado por Skoda como el mejor equilibrio entre todos, y el Sport, que lo entiendo como indicado para conducir con agilidad por carretera de curvas. El quinto modo de conducción permite regular el coche en función de los gustos del conductor.

El modo Eco, aparte de modificar las condiciones del climatizador, se nota especialmente en el pedal del acelerador. Para una conducción tranquila, por ciudad o por autovía, puede ser suficiente. No he medido la diferencia de consumo entre conducir con el modo Eco y conducir con el modo Normal, pero la magia no existe: a igualdad de condiciones y de velocidad, el consumo tiene que ser idéntico entre un modo y otro, porque hay que desplazar la misma masa, con el mismo rozamiento de los neumáticos y con la misma resistencia aerodinámica. Los únicos factores que pueden hacer este recorrido más eficiente son: utilizar la gama de revoluciones del motor en el que este funciona con mayor eficiencia (caja de cambios) y utilizar la menor cantidad posible de elementos que consuman energía: fundamentalmente aire acondicionado. Otro factor que podría ayudar a disminuir el consumo sería reducir la asistencia de la dirección.

 

03-Nocturnos Skoda Kodiaq

 

Para esta prueba quería conducir una unidad con cambio automático para comparar con el Mitsubishi Outlander Kaiteki 4WD 220 DI-D 6AT 7 plazas que era el coche preferido de uno de los usuarios de la Asesoría de compra de coches nuevos que tenemos en este blog y en km77.com. La particularidad del Outlander con este motor Diesel de 150 caballos de potencia y cambio automático es que únicamente está disponible con sistema de tracción a las cuatro ruedas (a mi juicio el mayor inconveniente de este Outlander) y para compararlo he pedido un Kodiak con tracción total.

Cuento todo esto porque si lo que a uno de verdad le preocupa el consumo, lo que le aconsejo es que adquiera una unidad con tracción delantera. Sorprendentemente, no existe el Kodiaq con este motor Diesel de 150 CV con cambio manual y tracción delantera (ni en carrocería de 5 plazas ni en carrocería de 7 plazas). Sin embargo, sí existe con caja de cambios manual y 4 ruedas motrices. Es raro. Ficha técnica comparativa de las tres combinaciones posibles de este motor con caja de cambios y tracción. En esta ficha técnica se aprecia que la versión manual de dos ruedas motrices sería la más eficiente, la que mejor aceleraría y la que menor consumo tendría. Además, permitiría destinar 2000 euros menos a la compra del coche.

 

04-Nocturnos Skoda Kodiaq

 

Como punto de partida, yo no recomiendo versiones de cuatro ruedas motrices a casi nadie, salvo para quien vaya a hacer todoterreno en serio, y para esa utilización no le recomendaría este coche. Las cuatro ruedas motrices no se justifican ni para quienes vamos a esquiar con relativa frecuencia. Primero porque las carreteras no están casi nunca nevadas y segundo, porque si las carreteras están nevadas y heladas los neumáticos de invierno son más eficientes que las cuatro ruedas motrices. En el caso del Mitsubishi Outlander, si quieres este motor con caja automática, no te queda más opción que elegir un coche de cuatro ruedas motrices, pero en el Skoda Kodiaq no es así, por lo que la versión de cuatro ruedas motrices debiera pasar desapercibida.

Como decimos en las impresiones de conducción de km77 en la prueba del Kodiaq, la diferencia entre unos modos de conducción y otros no son enormes. En el modo Eco sí se aprecia claramente la necesidad de apretar mucho más el acelerador para conseguir la misma aceleración que en el modo Normal, pero en el resto de posiciones Comfort, Normal y Sport, las diferencias son apreciables, pero no determinantes ni para la seguridad, ni para el disfrute ni para la eficiencia en el paso por cuerva.

Para quien circule con frecuencia considerable por carreteras de montaña (por ejemplo para quien vaya a esquiar) si recomiendo la opción de llevar levas en el volante (95 €) para reducir o pasar a una marcha superior. Como me sucede en casi todos los coches, el modo Sport del cambio de marchas no me convence. No reduce como yo quiero a la entrada de las curvas  ni pasa a las marchas altas con la prontitud que yo quiera a la salida, especialmente en bajadas. Las palancas del volante son pequeñas (unas con un arco de aro mayor vendrían mucho mejor) pero ayudan en la mayoría de ocasiones. La opción de recurrir a la palanca siempre existe, pero como la dirección es suficientemente rápida (desmultiplicación de 13,9 a 1 y 2,6 vueltas de volante entre topes), las manos van casi siempre en el mismo sitio y se pueden accionar las palancas con comodidad. El cambio DSG, de dos embragues, funciona muy bien, con suavidad y rapidez. Es un cambio ya muy experimentado y en Volkswagen han sabido mejorarlo con el paso del tiempo. Ya no hay tirones nunca, ni a baja velocidad en lugares de mucha pendiente, que en anteriores versiones podía suponer un problema para ajustar la velocidad cuando había que aparcar en calles empinadas.

El Kodiaq que he probado pesa con seguridad más de 1800 kilogramos, habida cuenta de las opciones que llevaba. Un peso muy elevado. Es un coche voluminoso y pesado y con todo ello, su respuesta dinámica es satisfactoria, tanto con este motor como con otros, como hemos visto en km77.com y en la prueba del alce. Sin embargo, en bajadas prolongadas a buen ritmo el tacto y el olor de los frenos recuerda ese elevado peso.

En conjunto, es, sin duda, una de las mejores opciones cuando el objetivo es tener un SUV de 7 plazas y el presupuesto ronda los 30 000 euros. Pero no en esta configuración de cuatro ruedas motrices.

Las luces del Kodiaq con el equipamiento Style son de Led de serie tanto para carretera como para cruce. Las de cruce dan buena iluminación aunque el haz no es muy amplio. Los faros antiniebla, que son de serie en esta versión, son un buen complemento porque incluyen la función de iluminar el interior de los giros, en curvas y cruces.

Las luces largas me han satisfecho menos que las cortas. Dejan puntos oscuros hacia adelante que se aprecian en la foto. Los puntos no están enfrente del coche, por lo que no molestan en carreteras rectas, salvo que apareciera un animal por ellos. En la foto se ve mejor en el carrile contrario de la carretera que en el otro lado porque hay plantas, pero tengo la impresión de que las zonas oscuras son prácticamente simétricas con relación al eje longitudinal del coche. (al conducir no captas con precisión si son simétricos o no). Esos puntos no me parecen peligrosos, pero entorpecen la visión en algunas curvas. No sé si llamarlos molestos, pero sí son apreciables.

Disclaimer

Estoy ajustando el modo de hacer las fotos de las luces. Mi intención es hacerlas todas en el mismo punto de la carretera, con el mismo ajuste de la cámara y con la misma calidad de conversión en la importación a formato jpg. En esta imagen doy la información relativa a estas fotos.

 

Share This