He conducido el Mazda3, con carrocería de 4 puertas (SportSedan) y con carrocería de 5 puertas (Mazda3 5p)(Ficha técnica comparativa). El motor que me interesaba era el de 120 CV, de 4 cilindros y dos litros de cilindrada, que compite por potencia con varios coches con motor de tres cilindros y potencia similar. Aquí en Arpem hemos publicado datos y un texto comparativo entre el Mazda 3 y el Honda Civic con estos motores de potencias similares. Pronto hablaré del Civic. Hoy me centro en la respuesta en carretera del Mazda3.

Este coche tiene un tacto en curva delicioso. No es tan eficaz como el Honda Civic. no entra tan bien ni con tanta rapidez ni de lejos, pero dibuja las curvas con unos apoyos perfectamente definidos, que permiten jugar al conductor con el acelerador en busca de los límites de adherencia sin aparente riesgo. Sentir esos apoyos en el cuerpo y sentirse equilibrista dentro del coche, permite dosificar el acelerador con suavidad como acelerando o ralentizando el trapecio, para acercarse al límite de adherencia delante o detrás en un juego de movimientos suaves y armónicos. El paso por cuerva no tiene por qué ser especialmente rápido, pero sí resulta gratificante.

En este juego desentona el motor que, frente al magnífico tres cilindros del Civic, que tiene unos bajos llenos de potencia, requiere ser llevado alto de vueltas para lo que es necesario utilizar marchas muy cortas, porque el desarrollo del cambio es largo para obtener buenos consumos. Yo, si tuviera que elegir este coche, me decidiría por el cambio automático, que funciona muy muy bien y facilita las tareas. La caja de cambios manual es precisa, pero es más bien lenta. El motor no empuja con contundencia a ningún régimen. En alta entrega bien la potencia, sin excesivo ruido, aunque no sea un coche particularmente silencioso cuando el motor sube de régimen. Los frenos funcionan muy bien tanto por tacto como por aguante.

Antes de mi recorrido, para que los faros estén bien limpios, toca la foto con las luces de carretera. En este enlace se puede comparar con el haz del CX-3, que ilumina claramente mejor los bordes de la carretera.

01- Nocturnos Mazda 3

También con luces de cruce.

02- Nocturnos Mazda 3

El color naranja que aparecen en el piloto de la foto está causado por un defecto de la fotografía. El ojo humano percibe un rojo intenso.

03- Nocturnos Mazda 3

Así se ven desde fuera las luces de cruce y de carretera, si bien en la foto no se distingue la diferencia.

04- Nocturnos Mazda 3

No me atrevo a decir cuál es cuál.

05- Nocturnos Mazda 3

 

 

 

Share This