Como lo oyen. Podría estar en venta, pero no estoy a la venta. Podría estarlo, por deshaucio espiritual.

Con la autoridad que infunden mis ganas de hacer las cosas bien, decidí un día que “estar a la venta” era un galicismo. Uno podía estar a la intemperie o a resguardo, pero estar a la venta me parecía que sólo podía provenir de influencias francesas recogidas en el español sin la pruedencia necesaria.

Sin dedicarle el tiempo necesario para realizar la consulta, pedí a los redactores de km77.com que no utilizaran «a la venta». “Es un galicismo”, les dije y me quedé tan ancho. La fe es mala compañera.

Desde entonces, si se fijan estedes, salvo por despiste, en km77.com utilizamos «estará en venta» (a partir de abril, por ejemplo, como el Ford Focus).

Pues bien. Ayer pregunté con la preciosa herramienta que tiene la Fundéu (@fundeu) en twitter para consultas rápidas. Mi pregunta fue más o menos esta: ¿Es correcto «a la venta»? ¿El nuevo coche estará «a la venta» en abril o «en venta» en abril? ¿Es «a la venta» un galicismo?

Su respuesta: “«A la venta» es igual de aceptable que «en venta»”. (Gracias Fundéu)

¿A ustedes qué les parece, debemos fiarnos de su respuesta, así, sin más? ¿Sólo porque lo digan ellos? ¿Qué significa «es igual de aceptable»? ¿Igual de aceptable para quién? ¿Por qué es igual de aceptable?

¿Cómo aprendemos sin cuestionarnos las aseveraciones? ¿Por qué alguien se fió algún día de mí cuando dije que era un galicismo y por qué voy yo a fiarme de quien me dice ahora que es igual de aceptable?

La fe y el conocimiento son incompatibles. La Fundéu, cuyos trabajadores saben infinitamente más que yo, sabrán por qué dicen lo que dicen. Lo único que sucede es que yo también quiero saberlo. No es una cuestión de autorizar o desautorizar. Es que la autoridad de otro no le vale para nada a uno mismo.

Como casi siempre les agradezco que me ayuden si les apetece. Este fin de semana dedicaré tiempo a ver qué preposición es adecuada y por qué. No nos puede servir cualquier cosa, por mucho que lo diga la Fundéu, así, sin más. ¿No les parece?

(Ese conocimiento íntimo de la razón de las cosas es casi lo único que me da placer. Si por mi fuera, me pasaría el día escarbando. A veces es muy difícil. En este caso, por ejemplo, no tengo ni idea de por dónde empezar.)

Share This