El 19 y 20 de julio se ha disputado en el circuito de Ascari, en Ronda, la final española para la selección de un piloto para la GT Academy. Para explicarles qué es la GT Academy copio y pego un texto que he encontrado en la página Gran Turismo.

“La GT Academy es un programa de descubrimiento/preparación de pilotos, que comenzó en 2008 mediante la colaboración entre Gran Turismo y Nissan. En Gran Turismo se realizan carreras clasificatorias online, los jugadores clasificados en los mejores puestos serán invitados a las finales nacionales de cada país participante. Aquellos que superen la final podrán participar en el Race Camp, un campamento de carreras en Silverstone (Reino Unido), donde se llevará a cabo la selección definitiva. El ganador se someterá a un programa intensivo de preparación de pilotos, diseñado por Nissan, y participará en carreras de todo el mundo como un piloto profesional.”

Tengo curiosidad por saber qué es la GT Academy desde hace tiempo. Pedí a una persona del departamento de comunicación de Nissan que me permitieran ir a las pruebas de selección, para conocer de primera mano quiénes se presentan a estas pruebas, cómo lo viven, qué pruebas les ponen y cómo se selecciona a los elegidos. No tuve problemas para que me invitaran a asistir. No sé quién ha corrido con mis gastos, si Nissan o Sony, pero me han invitado a presenciar las pruebas de selección, me han pagado viaje y hotel e incluso me han dejado participar en las pruebas, aunque un resfriado a deshoras me sirvió de excusa para quedarme a resguardo.


Durante dos días he convivido con los participantes. Escribiré varios artículos sobre este asunto, porque hay varios temas a los que me parece interesante acercarles. En los dos primeros muestro, en forma de diario gráfico, la evolución de las actividades durante el fin de semana. En otros artículos, escribiré sobre los participantes y sobre sus objetivos, miedos e ilusiones.

Este año, las pruebas se han realizado en el Circuito Ascari, situado en Ronda. La organización paga a todos los participantes y periodistas el viaje desde Madrid a Ronda, el hotel y las comidas. El desplazamiento hasta Madrid o hasta Ronda para quienes prefieran ir directamente corre por cuenta de cada participante.

El grueso de los participantes y periodistas llegamos a la estación de tren de Ronda sobre las seis de la tarde del viernes.  Muchos de los participantes se conocían de ediciones anteriores o por sus encuentros en competiciones virtuales. Son, en teoría, los mejores en “Gran Turismo 6”, y compiten “on line” entre ellos. Aunque no se conozcan físicamente, sus apodos son reconocidos por casi todos.

GT Academy 2014. Estación de Ronda.

El hotel está cerca de la estación, que Ronda es pequeña, pero vamos en autobús. Posiblemente porque es más sencillo para la organización llevarnos en autobús que tenernos 15 minutos de paseo por Ronda.

GT Academy Ronda- Julio 2014

Un hotel de cuatro estrellas para pasar dos noches.

GT Academy Ronda. Hotel Catalonia. Julio 2014

Habitaciones individuales para todos, que reparten en recepción.

GT Academy Ronda. Recepción. Hotel Catalonia. Julio 2014

Mi habitación es la 124. Una gran columna interrumpe una estancia de buen tamaño. Sobre la cama, una camista, un polo, una gorra y el programa de actividades, que se puede llevar permanentemente colgado del cuello.

GT Academy Ronda. Hotel Catalonia. Hab. 124. Julio 2014

Para los periodistas, el nombre está grabado en las prendas. Los participantes no tienen su nombre grabado. A mí me hubiera resultado más útil que fuera al revés.

GT Academy 2014- Ronda Spain

A las pocas horas de llegar, en la cena de bienvenida, los 14 participantes se congregan en dos mesas. Ni una sola mujer entre los clasificados para la final.

GT Academy. Ronda 2014. Cena de bienvenida.

Mañana del sábado. Algunos han dormido bien y otros no tanto. Pero a las nueve de la mañana, independientemente de cómo hayan dormido, el autobús los espera para llevarlos al circuito.

GT Academy. Amanece en Ronda.

Empieza el momento serio. Primer briefing. Yo no podía dejar de pensar en los golpes de bastón en el suelo. “Queréis la fama, pero la fama cuesta y aquí es donde vais a empezar a pagar. Con sudor”.

GT Academy. Primer briefing. Ascari.

Catorce aspirantes. Sólo cuatro se clasifican para la final en Silverstone. En este momento todos tienen todavía las posibilidades intactas.
GT Academy. Circuito de Ascari. Briefing. 2014

Unos minutos después, en la línea de salida del circuito, estirando y calentando, quedan pocos segundos para empezar a marcar las diferencias.

GT Academy. Calentamiento.  Ronda 2014.

El pelotón es un espejismo.

GT Academy. Pruebas físicas. Carrera.

En realidad, las diferencias entre unos y otros son enormes. En esta vista, algunos ya han pasado y otros, a lo lejos, se confunden sobre las líneas blancas del circuito.

GT Academy. Carrera. Pruebas de esfuerzo.

Algunos participantes que viven por la zona han venido acompañados. Reciben el aliento continuamente.

GT Academy. Consuelo tras el esfuerzo.

El siguiente ejercicio, tras la carrera, es de potencia de salto.

GT Academy. Pruebas físicas. Potencia de salto.

Antes era “citius”. Ahora es “altius”.

GT Academy. Tocar el cielo.

Y aquí está el “fortius”. El ganador hizo 72 flexiones, si no recuerdo mal.

GT Academy. Pruebas físicas. Flexiones.

Aquí, los temblores empezaron en el primer segundo. “Temblar es resistir” parecía el slogan.

GT Academy. Pruebas físicas. Plancha.

En esta prueba se corría por intervalos. Creo que tiene un nombre, pero no sé cómo encontrarlo. Cada cierto periodo se reducia el tiempo disponible para recorrer un número fijo de metros.

GT Academy. Pruebas físicas. Intervalos.

Hasta aquí llegaron las pruebas físicas. De los simuladores, los llaman así, se quejaban de que ellos tenían otros volantes y otros pedales.

GT Academy. Correr en la PlayStation.

Pero sobre todo se quejaban de la configuración de los coches. Para la prueba se eligieron unos neumáticos muy blandos, a los que ninguno de ellos está acostumbrado y que además tiene resultados “irreales” según me aseguró más de uno. No sé exactamente a qué se referían con “irreal”. ¿Será real lo virtual con neumáticos duros? Habrá que probarlo. Este lío entre real y virtual me recuerda al libro titulado “¿Es real la realidad?”

GT Academy. PlayStation. Una consola de competición.

Tras las pruebas de velocidad virtual, la entrevista personal es presencial. Y con foco.

GT Academy. Bajo el foco.

Al 90 por ciento de los finalistas el inglés se le atragantó en las respuestas.

GT Academy. Entrevista personal.

Al llegar la tarde, el descanso del finalista. Foto de familia y al hotel. Les pedí a todos que se pusieran las gorras, para que parecieran todos del mismo equipo. A su lado, uno de los coches que iban a conducir al día siguiente. La virtualidad daba paso a la realidad. Lo estaban deseando. Su objetivo es convertirse en pilotos de realidad, no de ficción.

GT Academy. Termina el primer día.

Share This