He probado este coche durante muchos kilómetros. Rocé un accidente con él, como expliqué en este artículo: “El accidente” y luego rocé otro accidente, al plagiar el título del artículo, como me recuerda  Arturo de Andrés, en un acto de desmemoria imperdonable.

Hoy publico en km77. la prueba de este coche, el Mercedes híbrido de la Clase E con motor Diesel, pero últimamente las pruebas de los coches no nos caben en km77. Los vídeos las desbordan y no queda más remedio que venir aquí a poner los pies de fotos a los vídeos.

Sobre el funcionamiento del sistema híbrido del Mercedes E300 no tengo más que añadir a lo ya publicado y a lo que cuento en el vídeo que les muestro a continuación. Es un vídeo largo, pero creo que da mucha información sobre su funcionamiento. En km77 lo tienen resumido.

El siguiente vídeo que les muestro es sobre el control de velocidad adaptativo, que funciona bien, frena el coche hasta detenerse y arranca por sí solo si la parada dura menos de tres segundos. Lo único que le falta para ser perfecto es que conozca y aplique los deseos del conductor. Yo no conduzco igual cuando tengo prisa que cuando no la tengo, por poner un ejemplo y espero que el coche también conduzca de forma diferente en función de mis necesidades o deseos, incluso cuando va en modo de “conducción automática”.

El sistema de control de velocidad adaptativo del Mercedes E 300 Blue TECHybrid, reconoce con rapidez los coches que lleva delante y reacciona con rapidez cuando uno se cambia de carril para adelantar. Es decir, tiene las bases para ser casi perfecto, pero luego acelera más de lo que uno querría que acelerara, por el motivo que sea, o frena demasiado. Estos sistemas han mejorado mucho, pero para acabar de mejorar el conductor debería poder rellenar un cuadro de preferencias, similar al que se hace con el navegador. Por ejemplo: “Modo prisa”: acelerar más y frenar más tarde.   “Modo suavidad”, “Modo ahorro”… seguro que hay alguien trabajando en eso, pero si no lo hubiera les doy la idea. Lo ideal sería que aprendiera del conductor, en cualquier caso. Igualq ue el sistema de reconocimiento de voz aprende de mi voz, como muestro en este vídeo del Audi  A3 Sportback, los sistemas de control de velocidad adaptativos tendrían que adaptarse a los gustos del conductor. Por ejemplo, un coche debiera aprender si a su conductor prefiere pisar más el acelerador sin reducir de marcha o pisar menos y reducir de marcha. Esto es sencillo y no me extrañaría que llegara relativamente pronto.

 

Del sistema preventivo de alerta y frenada también he hecho un vídeo. el Mercedes localiza el obstáculo y avisa del posible accidente prácticamente en todas las ocasiones. Pero casi nunca aplica los frenos. De lo que tengo dudas es de si aplica el sistema de ayuda a la frenada, el BAS, porque yo freno normalmente con todas mis fuerzas en estas pruebas. A veces, uno poquito de ayuda no viene mal.

Share This