Esto de los viajes organizados es lo que tiene. Yo vine el año pasado solo a Marruecos y estuve tan feliz.

Este año vengo acompañado. Nada que ver. Si a uno le toca un grupo de personas pesadas, vagas y chismosas lo mejor es volver para casa, se lo digo yo. Háganme caso, que sé de qué me hablo.

Me voy a quedar un par de noches más en este hotel, que tiene una magnífica conexión a internet. Por donde estuve yo el año pasado no conseguí tanta calidad. Selecciono alguna de las fotos que he hecho, las publico y me vuelvo para Madrid.

Ya se lo digo yo. No se les ocurra viajar en grupo. Siempre hay pesados que llegan tarde, otros que ni siquiera se paran con el coche para esperar, otros que corren como locos. Nadie hace lo que a mí me gustaría y eso no puede ser.

Lo siento. No habrá imágenes de dunas. No les podré contar trucos de cómo se suben y se bajan. No habrá fotos del desierto arenoso. Nada.

Como decía ayer Lucas, esto no hay forma de contarlo. Tiene razón.

Ustedes lo saben. Yo me debo a mis lectores. Si estoy aquí y no hay forma de contarlo, les doy envidia y encima voy con un grupo de personas indeseables lo mejor que puedo hacer es volver para casa.

Yo lo he intentado. Lo siento. Es mejor decir que no a tiempo. Que se apañen ellos con los coches, ya que son tan chulitos, que lo hacen todo tan bien.

Vendo participación en revista. Que lo sepan.

Share This