Qué asco me dan los políticos cuando aparecen en esas fotos riendo las gracias de un compañero de partido. Esas fotos, sentados en el Congreso, en las que ríen con aire de suficiencia estúpida. ¿No se dan cuenta de que no tiene maldita la gracia su inoperancia calculada para conseguir votos, su obsesión por el poder, su actuación permanente?

No los queremos así. No queremos que hayan convertido el Congreso en un circo de graciosillos sin cuento. Sólo los estúpidos se esfuerzan por mostrar su ingenio. No queremos que se esfuercen para mostrarnos lo listos y graciosos que son. Lo sabemos perfectamente.

Muchos ciudadanos queremos desmontar el monopolio en el que han convertido el proceso, destruir la oligarquía política como clase, queremos obtener el control ciudadano de la representación, queremos poder decidir quién y cómo gobierna nuestro país.

No queremos reírles las gracias a los políticos del monopolio. Que se las rían ellos nos puede dar igual. Pero que se las rían en sus casas, por favor. No necesitamos su obscenidad.

Grrr

Share This