Leo en el NYT que las ventas de automóviles en EE.UU. han caído severamente en noviembre con relación a 2007. General Motors ha vendido un 41% menos, Chrysler un 47% menos y Ford (lo leo Bloomberg) un 31% menos.

Las ventas de las marcas europeas y asiáticas han caído también de forma significativa, si bien esas caídas son menos preocupantes en términos financieros porque sus mercados están más repartidos y especialmente porque no parecen estar en una situación económica tan delicada.

General Motors ha implorado sin vergüenza alguna dice el NYT (In an unabashed plea) una maniobra de rescate de emergencia. Textualmente: “G.M. said Tuesday that it needed $4 billion in immediate loans to stay in business after December, and another $8 billion to carry it through the first part of next year“. Tuesday es hoy y los 4.000 millones de dólares en préstamos inmediatos para mantener el negocio después de December se refiere a este mes en el que ya estamos. General Motors reclama en total 18.000 millones de dólares para mantener su negocio.

La urgente necesidad de GM, pone en riesgo también a las otras dos ‘grandes’, según el NYT: “Without help, the nation’s largest automaker could topple into insolvency within weeks and drag down the other two members of Detroit’s troubled Big Three.”

Los máximos ejecutivos de las tres empresas se reúnen el jueves y el viernes en Washington, con las autoridades Federales, para intentar encontrar soluciones a esta delicada situación.

La debilidad de las casas matrices en EE.UU. pone en dificultades también a las filiales europeas de Ford y GM, aunque las sucursales europeas sean rentables.

Share This