Hemos tardado cinco meses en conseguir un vado. Un vado para trabajar, para generar negocio y crear empleo. En vista de lo que nos ha costado (les ha costado), le pedí a Rocío, la mujer de José Robledo, fotógrafo de km77.com, que me contara las peripecias y el calendario de los trámites para conseguir los permisos y las licencias del estudio fotográfico. Lo que más tardó de todo fue el vado. Durante un tiempo tuvimos el estudio disponible, pero no podíamos trabajar en él porque no teníamos el paso de carruajes aprobado. Teníamos ganas de hacer negocios en plena crisis economica, de hacer obras e invertir, de crear puestos de trabajo. Cinco meses para conseguir un vado, un trámite que no debiera llevar más de dos semanas, obra de rebaje incluida, desanima a cualquiera. Y hace perder muchísimo dinero a toda la sociedad. Al Ayuntamiento no. La obra de rebaje de la acera (no era necesaria, ya estaba rebajada) la cobran a 2.500 Euros, con un coste de material que no debe superar los 100 € y un coste de mano de obra que no puede superar los 500.
Volkswagen Golf 100.000 km. Estudio de fotos

Volkswagen Golf en el estudio fotográfico.

Rocío lo cuenta así y así lo he dejado.

Como punto de partida una cena rica de amigos en casa, el viernes 23 de enero, donde comenzamos a gestar la idea. El domingo 25, Pepe y tú fuisteis a ver el por entonces Taller Mecánico TARGA para ver las posibilidades, aquel día llovía y comimos patatas con costillas, la sobremesa fue muy larga pero muy productiva, nacía el estudio fotográfico de km77.com.

Taller mecánico Targa

Taller mecánico TARGA, antes de comenzar la obra de transformación en estudio fotográfico

La primera visita a la Oficina de Atención al Ciudadano del Distrito de Tetuán la hizo Pepe el día 29 de enero. Por teléfono nos dijeron que solicitar el VADO era muy sencillo, simplemente había que rellenar un formulario, para ello no era necesario tener la actividad en marcha ni nada. Pedimos cita previa y el 29 de enero Pepe se acercó a la oficina, le dieron un único impreso que parecía sencillo, el inconveniente surgía cuando leías el reverso y veías la documentación a aportar: licencia urbanística de la actividad y lo que es peor, una memoria descriptiva de la necesidad del paso de carruajes con planos a escala 1/500 indicando la situación del inmueble y 1/100 de la superficie destinada. Total, que teníamos que tramitar todas las licencias a la par y buscar a alguien que nos ayudara con los planos.

El día 31 de enero vino por primera vez Darío a ver el local para realizar el presupuesto, y nos preguntó si habíamos puesto en marcha las licencias de obra y actividad, evidentemente no lo habíamos hecho, por tanto volvimos a consultar al Ayuntamiento.

Nueva petición de cita y segunda visita a la Oficina de Atención al Ciudadano el miércoles 4 de Febrero. Aquí es donde conocimos a la renombrada Asesora Urbanística que nos recordaba tanto al anuncio de los cereales que la bautizamos como “la all-brand”. Le planteamos nuestra inquietud por poner en marcha un estudio para hacer fotos de coches, y nos miró como si estuviéramos hablando de mandar un cohete a la luna. Movió unas cuantas carpetas y concluyó diciendo que no sabía como catalogarlo y por tanto, no sabía qué documentación nos podía dar para solicitar las licencias. Tendría que consultarlo con un técnico, así que nos pidió el teléfono para llamarnos en unos días y comentarnos.

Entrada al taller previa a las obras.

Cubos de basura delante de la puerta del taller.

El día 17 de febrero, tras dos semanas de espera y, como era de esperar…, nadie llamó. Volvimos a llamar por teléfono para pedir cita previa y volvimos a presentarnos en la Oficina de Atención al Ciudadano. La Asesora Urbanística “all-brand” seguía sin saber nada y sin consultar nada, pero le pedimos que hiciera la llamada con nosotros delante y nos diera la documentación para solicitar las licencias, habló con quien en teoría era su jefe y le dijo que sería una “Actuación comunicada para otros usos terciarios” o lo que es lo mismo local para uso empresarial sin ser oficinas, no era tan difícil ¿verdad?

En este momento encontramos un amuleto de la suerte, una gran amiga llamada Marta que conocimos el 20 de febrero y que convencida de nuestro proyecto, nos asesoró en todo y trabajó duramente para que el día 4 de marzo tuviésemos todos los planos y las memorias técnicas para presentar en el Ayuntamiento.

Obra para cambiar la puerta del taller

Obras para cambiar la puerta del estudio.

El día 5 de marzo, presentábamos la solicitud del VADO en una ventanilla, el resto de papeles no se pudieron entregar. Te pongo copia del mail que le envié a Marta para contárselo y así recuerdas el momento:

Te vas a morir de la risa. A las 8:30 Pepe en el banco paga la tasa (total como nos hemos pasado los dos la noche casi en vela sin poder dormir de los nervios no le ha costado madrugar). A las 9:00 Pepe en la oficina de atención al Ciudadano intenta entregar todos los papeles, por cierto, ayer que los leímos en casa con detenimiento “qué pasada” se quedó alucinado de todo lo que nos habías preparado!! (gracias otra vez) Bueno continúo que me lío. Cuando va a presentar los papeles le dicen que la semana pasada cambió el procedimiento y que puede entregar el tema del vado (que ya lo ha entregado y parece ser que no le han puesto problema) pero que los papeles de licencia tiene que pedir cita con la “asesora urbanística” ¡¡¡¡la all-bran reaparece de nuevo!!!! y que ella es la que supongo revisa que entregamos toda la documentación y se la pasa al arquitecto (el de la Junta), dicen que así es mas rápido.

El día 6 de marzo presentamos las licencias de Obra y Actividad en la mesita de la “all-brand” evidentemente refunfuñó todo lo posible, pero conseguimos que nos diera cita (una cita más!!) con un técnico. Lo conseguimos!! Cambiamos de edificio, ahora tocaba ir a la Junta de Tetuán en Bravo Murillo. A las dos horas conseguimos ver al técnico que simplemente al ver la documentación nos dijo: “Esto está hecho!! Hacemos un par de comprobaciones y bajamos para que les den los papeles de las tasas y solicitar las licencias y en un par de semanas estarán listas”. No nos lo podíamos creer!! Ya estábamos más cerca de la licencia de Obra y de Actividad!!! El VADO sería otra historia…

En la siguiente vista a la Junta descubrimos que se estaban mudando de oficinas a unas más espaciosas y luminosas. Nosotros sólo pensábamos… por favor que no se pierda el expediente… No se perdió! El día 27 de marzo nos dieron las licencias de Obra y Actividad. (La obra comenzó el 2 de marzo, no fuimos mucho tiempo ilegales!!)

Pintores en el taller.

Trabajos de pintura en el estudio fotográfico.

El mismo día 27 hicimos una visita a los técnicos de Obras Públicas para decirles que nuestra solicitud de VADO ya estaba asociada a una licencia de actividad. En teoría sería cuestión de un par de semanas. Las dos semanas han durado cuatro meses y medio.

Desde el día 5 de marzo que se entregó la solicitud hasta el día 17 de Agosto que conseguimos la placa hemos podido realizar unas 25 llamadas y unas 10 visitas a la Junta de Distrito para insistir en el VADO, será por eso que nos dicen que hemos tenido suerte y han sido ágiles…

El sistema falla de base. Primero los técnicos de Obras Públicas, o al menos el que se nos adjudicó a nuestro expediente, se quejaba por todo, llegó a decirme en una de mis múltiples llamadas “que se lo pidiera a los Reyes Magos y que tal vez tendría un poco de suerte”. En mayo, me llegó a confesar ”que se estaba cambiando el sistema informático y que no había tramitado ni un solo VADO en todo el año”. No resultaba nada alentador… Durante los meses de abril, mayo y junio la solicitud estuvo dando vueltas por los despachos, pendiente de firmas: primero el sello de entrada, luego la firma de los técnicos y la petición de presupuesto de rebaje de la acera, después la Directora de la Agencia Tributaria de Madrid, la Concejala y finalmente el Jefe del Departamento Jurídico. (Con tanta firma ¿como no va a “costar tanto” conseguir un vado?) Por suerte, por decir algo, localizamos el teléfono directo de la administrativa que tenía el expediente y dos veces por semana recibía nuestra llamada para saber en qué fase de firma se encontraba. Al menos, una voz amable nos decía: “todavía está sin firmar”.

El día 6 de Julio por fin, nos entregan la licencia y las correspondientes tasas a pagar:

Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras

99,91€

Tasa por prestación de Servicios Urbanísticos

242,75€

Obras en Vía Pública

2.494,87€

Tasa por utilización privativa o aprovechamiento especial del dominio público local

6,12€

Evidentemente, recogimos los papeles a las 09:00h y entregamos de nuevo los papeles con el sello del banco y el abono de todos los pagos a las 09:20h. “Muy bien”, nos dijeron, “pues ahora toca esperar a que les hagan la obra”, y una vez más ¿cuánto hay que esperar? Y la respuesta fue una vez más, “eso ya es cosa de los técnicos”…

En el Ayuntamiento siempre tienes la sensación de volver a empezar…

El día 30 de Abril hicimos la primera sesión de fotos en el estudio. A pesar de no tener VADO, las ganas de trabajar eran tan grandes que no podíamos esperar. Aprovechamos las adversidades y movíamos los cubos de basura que colocaron justo delante de la puerta en el mes de enero, así al menos podíamos meter coches y hacer sesiones de fotos.

El día 16 de Julio quitaron los cubos de basura, ya no había posibilidad de movimientos. En las siguientes semanas a pesar de ser pleno periodo vacacional intensificamos las llamadas al técnico responsable. Le intentábamos hacer ver que estábamos parados sin trabajar por culpa del Ayuntamiento de Madrid, pero poca solución nos aportaba. Hasta que el día 7 de Agosto comenzaron la obra del rebaje de la acera que duró tres días. Si alguna vez alguien tiene que pedir un VADO que no piense que puede hacer el rebaje de la acera él mismo para ahorrarse los 2.500€, no se lo permitirán. Únicamente el Ayuntamiento puede tramitar ese tipo de obras y…cobrarlas.

El 17 de Agosto, entrábamos victoriosos por la puerta de la Junta Municipal de Distrito, soñando con que fuera la última vez. Una nueva funcionaria que visitar, una nueva mesa y una nueva tasa, esta vez la correspondiente a los dos últimos trimestres de 2009 (se paga por trimestres) 459,07€. Esto supone 2,5€ al día.

Finalmente, el Vado

Objetivo conseguido. El Vado en la puerta

En esta ocasión la tasa no se tenía que pagar inmediatamente, podíamos esperar hasta principios de octubre. Ya teníamos nuestra licencia de VADO y un papel con el que recoger la placa de VADO Permanente Matricula 06 00022300 en una tienda de Repuestos en la calle Capitán Blanco Argibay. Allí nos dirigimos con una sonrisa ilusionada en la cara que se nos borró en cuanto abrimos lo puerta de la tienda. “¡Les falta un sello!” nos dijo el dependiente, “¡No puede ser!”, exclamamos nosotros. Nos explicó que en el papelito ponía placa gratuita y si no lleva un sello del Ayuntamiento no se la pagaban después a él. Opción 1: pagar la placa 20€ Opción 2: volver al Ayuntamiento a por el dichoso sello. Evidentemente, llegado este punto es cuando el amor propio se revela: por supuesto que volveríamos al Ayuntamiento a por el sello, unos cuantos improperios e insultos más y vuelta a cruzar la puerta de la Junta de Distrito. Respuesta de la funcionaria “Es verdad, ¡el sello! Es que siempre se me olvida…” y nosotros mientras tanto nos preguntamos ¿cómo es posible que se olvide de poner un sello si es lo único que tiene que hacer durante el día?. En fin, no merece la pena, no nos van a quitar la ilusión, pensamos. Volvimos a la tienda de repuestos y nos hicieron la placa. Salimos contentos, muy contentos, teníamos muchas ganas de hacer la foto de la placa en la puerta del estudio, pero en mitad del camino hacia el estudio nos damos cuenta de que a la placa le falta un cero. Es cierto que normalmente un cero a la izquierda no vale nada, pero en un número de matricula los ceros sí valen. Llamamos por teléfono a la tienda y nos confirmaron que se habían equivocado, el sector privado también comete errores. Volvimos sobre nuestros pasos, ya no sabíamos si llorar o reír, no nos podíamos creer que lleváramos dos horas dando vueltas a un perímetro de 500 metros. Nos pusieron el 0 que faltaba y conseguimos colocar la placa en la puerta. Lo cierto es que ha quedado muy bonita… y tiene tantas historias que contar…

Los siguientes días no hemos hecho más que fijarnos en las diferentes placas de VADO que hay por Madrid, y ciertamente, sorprende ver la cantidad de ellas que son ilegales, solo con el cartel de VADO permanente y sin matrícula. Quien sabe si será por dejadez, por ahorro o por desesperación con los trámites.

Haciendo balance, dicen que ha sido casi un milagro conseguir las licencias tan pronto, a nosotros nos parece un disparate tardar 5 meses en conseguir una licencia de VADO.

Share This