James Muir, presidente del Comité ejecutivo de Seat, ha realizado hoy una rueda de prensa. A km77.com no nos han permitido acudir al encuentro restringido (cuando no nos permiten acudir a un acto informativo siempre pienso que los lectores de km77.com no deben ser importantes para quien nos impide informar y me sorprende). Como el nuevo presidente de Seat ha hecho algunas declaraciones sorprendentes desde que fue nombrado, pensé que las declaraciones de hoy podrían resultar interesantes para ustedes. Esta mañana le he pedido a un periodista amigo si me podía hacer la crónica del encuentro. Me fío de él tanto como de mí mismo.

****************

Británico, con dominio de cuatro lenguas (el español será la quinta si sigue progresando a este ritmo) y fama de hombre resolutivo de problemas, James Muir aceptó hace seis meses la responsabilidad ejecutiva de Seat sin ataduras de camarilla, ya que procede de fuera del grupo VW –de Ford y Mazda- y tiene las manos libres. Las primeras impresiones que dio, criticando a los anteriores directivos por su falta de decisión, iniciativa y autonomía, eran las de un elefante en cacharrería.

También se deducía de sus palabras que el proyecto de ampliar netamente el número de modelos de Seat y llegar a una producción de 800.000 coches/año está ya olvidado. Acaba de ofrecer su primera conferencia de prensa en Madrid, y sus objetivos se centran en definir más precisamente la imagen y personalidad de la marca y buscarle un buen encaje dentro del grupo VW y suficiente notoriedad y aceptación en el mercado europeo, más concretamente en los cuatro grandes países. En el nuestro, que es el quinto mercado europeo occidental en volumen, se trata de poner más de relieve la ‘españolidad’ de la marca; Seat es el segundo mayor inversor en investigación y desarrollo en nuestro país, emplea directamente a 13.500 trabajadores e indirectamente a 50.000. Y también tratará de alcanzar el liderazgo nacional en ventas, con un 15% de penetración.

Muir afirma que la marca y su presidente se enfrentan a una ocasión única de creación/redefinición en el panorama del automóvil, siempre con el respaldo tecnológico y de recursos que supone pertenecer al grupo VW. Posicionar bien la marca es la clave para poder hacer un desarrollo de productos coherente, y bien adaptado a la demanda real.

Centrarse en España/Europa y con unas ventas anuales de medio millón de unidades no es cobardía, sino claridad de objetivos, que en plena crisis actual están bien lejos de alcanzarse. Dado el éxito del Ibiza, que supone actualmente el 56% de las ventas y está a punto de completar su oferta de carrocerías con el familiar ST, la nueva orientación –especialmente en lo que se refiere a liderar en España- pasa por mejorar drásticamente su presencia y resultados en el segmento C (Leon). Como el próximo plan de cinco años de Seat está pendiente de aprobación en Alemania, lógicamente no hay precisiones en cuanto a futuro producto, pero Muir admite que le gustaba mucho el Toledo tres volúmenes de 1998, que compartía todo menos su zaga con el primer Leon. Se deduce sin gran posibilidad de error, por tanto, que una versión sedán del sucesor del Leon está en camino, y posiblemente otras variantes. Un nuevo modelo por debajo del Ibiza también es seguro, a falta de confirmación oficial. Y el nuevo Alhambra, producido en colaboración con VW, sí que es un producto ‘confeso’ para 2010. En cuanto a innovaciones de propulsión, los híbridos Twin Drive que deben aparecer este año como prototipos, no se descarta que pasen a la fase de producción; y en el Salón de Ginebra habrá un concept Seat pequeño puramente eléctrico de cuatro plazas.

Otras ideas-fuerza del presidente de Seat:

– Seat es una empresa sin connotaciones históricas negativas, lo que permite más fácilmente un re-enfoque de carácter.

– Los rasgos distintivos de la marca, dentro del grupo, serán: joven (asequible y ecológica), orientada al diseño y con carácter deportivo.

– Ecomotive será un atributo Seat más difundido, con más variantes, no una simple versión en cada línea de modelo.

– Es imprescindible construir el conocimiento y percepción de Seat en Europa y refinarlo en España, donde es más una institución que una marca.

– Hay que crear una conexión emocional entre la marca y los estados de ánimo positivos como los que se dan en las manifestaciones deportivas y musicales.

– Por tanto, la implicación en competición dará paso al patrocinio, con presencia en el deporte (fútbol) y música pop (especialmente con Shakira)

Share This