Llega septiembre. Empieza un nuevo curso. Este año voy a mostrarles muchos detalles de algunos de los hoteles a los que me llevan las marcas. En las informaciones de los hoteles que vemos por ahí pasa lo mismo que con los coches: vemos pocos detalles. He decidido que yo sí les voy a dar detalles, porque me gusta que puedan verlos.

“El demonio está en los detalles” es una frase que me gusta. En el detalle está la diferencia.

Primera visión del baño de la habitación 426 del Hotel de Rome desde la puerta.

Hotel de Rome. Berlín. Cuarto de baño
Detalle del toallero. Las toallas no están alineadas en el centro del toallero sino con la unión con la junta de las dos piezas de solado. ¿Casualidad o a propósito? Simetría asimétrica con botecitos y otros botes.

Hotel de Rome. Berlín. Toallero
El lavabo y la flor

Hotel de Rome. Baño. Lavabo
Ducha.

Hotel de Rome. Berlín. Ducha
La puerta cierra bien y el agua no moja el suelo fuera de la ducha. Poco frecuente.

Hotel de Rome. Berlín. Baño. Plato de ducha.
En algunos hoteles he encontrado una toallita junto a los botecitos. Se lo enseñaré. Tengo fotos de muchos hoteles, porque esta idea es vieja. En algunos hoteles presumen de la marca que utilizan en los productos de baño. No sé distinguirlas. En el Hotel de Rome no utilizan una marca cualquiera. A partir de ahora fotografiaré el detalle, por si ustedes son capaces de distinguirlas.

Hotel de Rome. Berlín. Gel de ducha. Champú.

Bidé con sus toallitas y jabón perfectamente dispuestos.
Hotel de Rome. Berlín. Bidé

Repisa amplia para depositar el neceser. El cable del secador forma un doblez en el paño. ¿Un detalle de descuido? Llevo toda la vida sin saber qué toallas se utilizan para qué cuando ponen toallas que absorben y otras que son como trapos. Seguramente ustedes me ayudarán por fin a utilizarlas.
Hotel de Rome. Berlín. Secador de pelo
Puerta por dentro. Albornoces colgados. Teléfono en el baño.
Hotel de Rome. Berlín. Baño. Albornoces

Alfombrilla para los pies. Baño con ducha y bañera. Ya es frecuente en hoteles de lujo. La alfombrilla también está ligeramente arrugada.
Hotel de Rome. Berlín. Toalla en el suelo del baño
Un análisis del funcionamiento de la ducha no puede faltar en mis reportajes de hoteles. La alcachofa de la ducha de la habitación 426 del Hotel de Rome cumple bien su función. Un chorrito sale ligeramente desviado, se aprecia en la foto, pero sin importancia. Buen caudal de agua, buen tamaño de alcachofa y suavidad en los chorros.

Hotel de Rome. Berlín. Habitación. Ducha

¿Cuál de estos dirían que es el grifo para regular el caudal del agua y cuál el mando para regular la temperatura?Hotel de Rome. Berlín. Mezclador de ducha

Lo sequé para que lo vean con más nitidez. Lo han adivinado. Este es el grifo que regula el caudal del agua. Está duro y con las manos mojadas y enjabonadas no fui capaz de abrirlo, por más que clavé mi dedo en el pequeñísimo resalte que pueden ver. ¿El mundo al revés? Para quitarme el jabón tuve que agarrar una toalla para agarrar mejor el mando y ser capaz de girarlo.
Hotel de Rome. Berlín. Baño. Mezclador de ducha
el diseño de los grifos debe de traer de cabeza a los diseñadores. La función y la forma les lleva de cabeza con los grifos. Muchas veces he tenido problemas en un hotel para conseguir que saliera agua por la ducha. A veces consigo que salga agua, pero no por donde yo quiero y otras me hielo o me quemo antes de saber cómo regular la temperatura.

Share This