Diferentes previsiones estiman que el año que viene el mercado de automóviles se situará en España por debajo de un millón de coches. Esta cifra sería la suma de ventas de turismos y todoterrenos.

Parece ser que para el presente año las ventas conjuntas acabarán en una caída de alrededor del 27% con respecto a 2007, que equivale a unas ventas totales 1.175.000 coches.

Para el año que viene la caída podría situarse en torno al 15%, que dejaría la cifra de ventas en 999.000 coches. En 1992, antes de la crisis de 1993, también se rozó el millón de unidades vendidas y desde el año 96 no se ha registrado una cifra de ventas tan baja como la prevista para 2009.

En una comida que ha tenido hoy con periodistas, Juan López Frade, Director General Comercial & Marketing de Suzuki Ibérica, ha dicho que hasta ayer miércoles las ventas de coches del mes de noviembre estaban cayendo alrededor de un 60% con relación a noviembre de 2007. Estos datos se maquillarán entre hoy y mañana, pero es posible que en noviembre las ventas caigan más de un 50%.

Son datos que asustan. Principalmente porque nadie hacía estas previsiones a principio de año, porque ha habido muchos años de crecimiento fuerte, porque las empresas han invertido mucho pensando en un mercado de mayor tamaño y ahora las cifras se encogen y no hay forma de rentabilizar las inversiones.

Share This