En el segundo día de presentación a la prensa del Ford Focus ST, he llevado la versión Berlina con motor Diesel. (Más fotos, del primer día)

La versión de gasolina da una potencia de 250 caballos a 5500 revoluciones por minuto, si bien por encima de ese régimen el motor sigue entregando potencia elevada hasta casi 6500 rpm, que es donde empieza la zona roja del cuentarrevoluciones. Aun así, es imposible llegar a la zona roja, porque el motor corta antes de alcanzar ese régimen. La entrega de potencia es elevada desde muy pocas revoluciones del motor e incluso en sexta gana velocidad con rapidez a partir de 3000 rpm. Es un motor delicioso de llevar, porque es potente en toda la gama de revoluciones. No acertar con la marcha adecuada no es tan grave para ir deprisa.

En la primera unidad que llevé, no conseguí estar cómodo con la caja de cambios. No encontraba la marcha con rapidez ni al pasar de quinta a cuarta ni al pasar de tercera a segunda. Me pareció que la H del cambio estaba muy abierta y no conseguía reducir con rapidez. Varias veces me quedé en punto muerto buscando la marcha. Me encontraba incómodo y a disgusto, no sé si por culpa del coche o por culpa mía.

Al día siguiente, en cambio, cuando conduje la versión Diesel, la caja de cambios me pareció rápida, precisa y suave. Era una gozada cambiar de marcha en cada ocasión. Me aseguraron que la de gasolina iba igual.

Pedí otra unidad con motor de gasolina para contrastar y efectivamente iba igual de bien que la caja con motor Diesel. Las marchas entraban con rapidez y con toda precisión. Las reducciones eran rápidas por precisión y también los cambios a marchas superiores.

¿Había dormido mal yo la noche anterior? ¿Estaría borracho? No sé si era problema de la unidad concreta que había conducido (no pude volver a conducir la misma unidad porque ya se la habían llevado) o era problema mío. El primer Focus ST lo conduje con el asiento abajo de todo. El segundo día lo subí un poco para ver si estaba más cómodo. Por la posición de la palanca de cambios, el brazo iba un poco mejor situado con el asiento más elevado, porque conduzco muy cerca del volante y con el asiento bajo el codo me tropezaba más en el respaldo del asiento.

Sin embargo, no es ese el motivo de la diferencia. Cuando probé el segundo Focus ST de gasolina volví a poner el asiento abajo de todo y todo funcionaba correctamente. No les sé decir si era el coche o era yo que tenía un mal día.

La versión con motor Diesel es quizá más agradable de conducir que la versión de gasolina, especialmente si se circula por carreteras mojadas, húmedas  y muy frías en zona de sombra, como nos ocurrió a nosotros durante la presentación. La diferencia de potencia entre ambas es elevada y el Diesel es menos exigente si se quiere obtener todo su potencial, porque si bien el motor tiene más fuerza a bajo régimen y podría hacer que patinara más, esa diferencia se compensa al llevar una marcha más larga en la misma curva.

Los nuemáticos opcionales que llevaban nuestros coches tenían un perfil ligeramente distinto, con un poco más de balón en el Diesel. De cualquier modo, el equilibrio que han conseguido entre comodidad y capacidad para pasar rápido por las curvas es excelente. Es un coche duro, sí, pero no incómodo. La suspensión, incluso con los neumáticos de perfil 35 que llevaba nuestra unidad de gasolina, absorben muy bien las irregularidades del terreno, a la vez que permiten pasar muy rápido. Con el asfalto seco, el coche apoya rápidamente y sobre ese apoyo permite acelerar muy bien guiado por la rueda exterior. El sistema electrónico que ayuda en el paso por curva (Torque Vectoring) aparentemente cumple muy bien su función.

La dirección es muy rápida. Más lenta cuando el volante está recto y más rápida cuando está más girado. El volante, de tope a tope, sólo gira 1,8 vueltas. En la mayoría de coches el volante da una vuelta completa más entre topes. Es decir, 2,8.

Al abrir la puerta se ve así.

Amarillo Sport

Ford Focus ST. Amarillo Sport.

Rojo Race

Ford Focus ST. Rojo Race

Gris Stealth

Ford Focus ST. Gris Stealth

Asientos delanteros

Amarillo Sport

Ford Focus ST. Asientos delanteros. Amarillo Sport.

Rojo Race

Ford Focus ST. Asientos delanteros. Rojo Race

Gris Stealth

Ford Focus ST. Asientos delanteros. Gris Stealth..

Asientos posteriores. Con exterior Amarillo Sport.

Ford Focus ST. Asientos posteriores. Amarillo Sport.

Rojo Race

Ford Focus ST. Asientos posteriores. Rojo Race.

Gris Stealth

Ford Focus ST. Asientos posteriores. Gris Stealth.

Llanta opcional de 19 pulgadas y neumático de medidas 235/35, que llevaba la versión con motor de gasolina.

Ford Focus ST. Llanta opcional 19" y neumático.

Llanta opcional de 18 pulgadas y neumático de medidas 235/40, que llevaba la unidad con motor Diesel.

Ford Focus ST. Llanta opcional de 18 pulgadas y neumático

Llanta opcional, de 18 pulgadas, con neumáticos de medida 235/40, que estaba montada en la carrocería Sportbreak.

Ford Focus ST. Llanta negra y neumático

Zona de unión entre el salpicadero y la puerta del conductor.

Ford Focus ST. Unión entre el salpicadero y puerta conductor

Misma zona en el extremo opuesto del salpicadero.

Ford Focus ST. Salpicadero y puerta derecha.

Detalle del portalatas, que resulta muy útil para ordenar el espacio cuando no se llevan latas y también para ajustar al distinto tamaño de las latas.

Ford Focus ST. Porta latas.

Ficha técnica resumida de la unidad con motor Diesel

Ford Focus ST. Diesel 185 caballos

 

 

 

Share This