Fan_km77 asegura que cometo una falta de respeto por decir que “sé que no hay vida después de ésta”

Me encanta leer lo que escribe Fan_km77 y me duele que considere que cometo una falta de respeto por decir lo que pienso.

Dice Fan_km77:

“El secreto es el respeto. Procurar no decir algo que ofenda. Puedes creer. O no creer. Pero desde luego el aseverar que el otro está equivocado, sin poder demostrarlo de forma humana, es una falta de respeto.”

Puedo estar equivocado en esto también y quizá deba callarme lo que pienso. Pero no le veo ningún sentido. Lo más valioso que poseo yo es lo que pienso y lo que más valor tiene de quienes me rodean es lo que piensan. Yo no quiero que nadie que me rodea se calle nada de lo que piensa cuando está conmigo, porque de todo lo que me pueden dar, a lo único que doy valor es a lo que hay en su cabeza.

Y eso que espero de los que me rodean es lo que hago yo. ¿De qué le puede servir a usted que yo mienta o que yo me calle lo que pienso?

Lo que de verdad sería una falta de respeto hacia quien me escucha o quien lee lo que escribo es que yo no dijera lo que pienso. ¿Por qué motivo podría hacerlo? Sólo se me ocurre que pudiera mentir o callarme en el caso de una persona incapaz de soportar una opinión diferente a la suya. Si yo pensara de alguien con quien hablo que no soporta opiniones diferentes a las suya, los estaría menospreciando con ese pensamiento (Miento y callo con quien no me interesa nada, con quien me resulta indiferente).

Yo no estoy en posesión de la verdad ni pretendo estarlo. Cuando digo que sé que no hay vida después de ésta lo digo porque tengo el convencimiento íntimo y absoluto de que no la hay, del mismo modo que sé que no hay ballenas voladoras a cuadritos verdes y rosas (ejemplo recurrente) y del mismo modo que sé que no existen los Buruburus almendrados (que no sé lo que son).

Fan_km77, las ideas no son respetables. Las ideas, los pensamientos, las convicciones íntimas y absolutas no son respetables. No deben serlo. Deben ser todo lo contrario. Las ideas, los pensamientos y las convicciones no merecen ningún respeto. Al contrario, hay que estrujarlas hasta que sangren, hasta depurarlas.

La no existencia es indemostrable. No conocemos (seguramente no pueda existir salvo para un ser omnipotente) manera racional de demostrar que “no existe vida después de ésta”, ni es posible demostrar que “no existen las ballenas voladoras” (con cuadritos ni sin cuadritos) ni tampoco es posible demostrar que no existen los “Buruburus almendrados”. No hay forma racional de hacerlo. La carga de la prueba le corresponde a quien afirma que sí existen los Buruburus almendrados.

Yo sé que existen personas que tienen un respeto reverencial a su Dios y a la vida después de la vida. Personas que me tienen respeto y que por eso me cuentan lo que ellos consideran la verdad o su verdad. Yo también podría decir, como usted “No me lo cuenten, no me digan que Dios existe. Respeten mis convencimientos íntimos”.

Esa forma de entender el respeto nos privaría a todos de la riqueza de lo que piensan los demás, a un mundo de incomunicados, de compartimentos estancos en el pensamiento. Un comportamiento con un único fin: la indigencia mental.

Me parece mucho más enriquecedor que quienes creen en Dios lo puedan decir sin esconderse y que los que no creemos en Dios lo podamos decir también sin escondernos.

Yo no tengo ni la más mínima duda de que Dios no existe. No atisbo ninguna posibilidad de que exista, no veo indicios que me hagan sospechar que hay un camino que investigar en ese campo. Como no veo indicios de que haya nada que investigar sobre ballenas voladoras. Le aseguro que no es una comparación para faltar al respeto, es exactamente lo que pienso y no lo digo para que duela ni para fastidiar, sino para intentar explicarme, para que se entienda que es posible tener el mismo convencimiento de que Dios no existe como de que no existen los Buruburus almendrados.

Yo no me siento ateo. No me siento contrario a ningún Dios. Yo sé que Dios no existe. Lo sé tanto como puedo saber lo de las ballenas. No soy “aballenas”. No existen. Es otra cosa.

Fan_km77, siento profundamente que a usted le pueda parecer una falta de respeto que yo diga lo que pienso. Mi intención no es faltarle al respeto a nadie. Del mismo modo que no considero que nadie me falte al respeto a mí cuando me dice que Dios es bueno y misericordioso.

Lo que no merece ningún respeto es lo que yo pienso. Tampoco lo que piensan los demás.

Yo sé que esa persona está equivocada y esa persona sabe que yo estoy equivocado. Debatamos y sonriamos. Ninguno de los dos es más listo, ni más guapo, ni tiene la varita mágica de la verdad. Todos los conocimientos están para ser revisados. Estrujados hasta que sangren.

Share This