Me he tenido que levantar a darle un beso. Víctor ha empezado a dictarme el texto y al segundo párrafo no he aguantado más.

Las conversaciones en el coche son inagotables. Hablamos de política, de relaciones humanas, de religión, de amor y de sexo, de derecho y de filosofía. Hablamos de todo, como en este blog. Comemos juntos, dormimos juntos, vamos al baño juntos. Somos uno en dos o dos en uno. Pero hasta que no hemos escrito juntos, hasta que no se ha puesto a dictarme el primer texto, no he sentido estas ganas irrefrenables de levantarme a darle un beso. Me ha ganado por la palabra.

Gracias Víctor por acompañarme en este viaje, por escribir con mis dedos. Acabamos de empezar, hasta ahora sólo hemos hecho kilómetros y más kilómetros. El coche nos acompaña desde la salida. Es nuestra silla de ruedas para ver juntos el mundo. Una silla de ruedas que lleva otra silla de ruedas dentro que a su vez lleva otra silla de ruedas en su interior. Todas las sillas de ruedas llevan una silla de ruedas dentro, real o imaginaria.

* * *

Escribí el texto anterior ayer noche, justo después de que Víctor me dictara su texto.

Hoy nos han llamado de la SER para entrevistarnos a Víctor y a mí. En este enlace pueden escucharlo.

Hacemos demasiados kilómetros, dormimos poco y todavía no ha empezado la aventura. Hasta ahora todo es autovía y autopista, sin nieve ni hielo!! Mañana enlazo a un vídeo en el que se nos ve a Víctor y a mí en el coche.

Share This