Iba hoy a 110 km/h de marcador por la autovía M-501 que tiene la velocidad limitada a 100 km/h. Entre el error del velocímetro y el error de los radares, calculo que iba más o menos al límite de la velocidad permitida. Es una autovía con buen asfalto, con alguna curva cerrada. No entiendo por qué tiene la velocidad limitada a 100 km/h. Hay otras autovías en mucho peor estado que tienen la velocidad limitada a 120 km/h.

La Guardia Civil debe pensar lo mismo, porque uno de sus coches me ha adelantado muy rápido, sin las luces de emergencia encendidas. Tan rápido, que he decidido averiguar a qué velocidad iban. Le he pedido a mi acompañante que desenfundara la cámara y que les fotografiara. Ha tenido tan buen tino que les ha fotografiado cuando pasaban por la señal que marca el límite de 100 km/h.

Para saber a qué velocidad iban he puesto mi coche a 150 km/h y no conseguía acercarme a ellos. Esta es una foto en la que se ve el velocímetro de nuestro coche y a la Guardia Civil muy lejos. Mi acompañante ha hecho otra buena foto a ojo, mientras yo me apartaba un poco para que pudiera poner la cámara a la altura del reposacabezas (más o menos).

Han estado más de 20 kilómetros circulando por la autovía a esa velocidad, hasta que se han desviado.

Yo entiendo que la Guardia Civil vaya a esa velocidad. No había mucho tráfico y la carretera lo permite con toda seguridad. Lo que no entiendo es por qué ellos sí pueden y nosotros no.

Hace unos años, al regresar de Valencia a Madrid, poco después de pasar por el cruce de la autovía que pasa por Albacete, me adelantó un coche que llevaba unas luces azules en la parte delantera, como barriendo la carretera. Me adelantó a unos 170 km/h. Detrás de ese coche iba otro, con pinta de ser la escolta. Eran coches oficiales, con algún alto cargo en el interior. Había muchísimo tráfico y ellos siempre que podían iban a unos 160 km/h. (Y yo tras ellos, para enterarme bien, aunque en aquella época no iba a todos lados con mi camarita)

Los seguí hasta Madrid. Entraron por la R-3 (Y yo tras ellos). El coche de la escolta, para ir más rápido, se metió por otra cabina de peaje y algo falló. Tardaron más de la cuenta y el coche oficial salió mucho antes. Yo seguí a la escolta. Se pusieron a 200 km/h. Cuando alcanzamos al coche del alto cargo, su velocidad era de unos 180 km/h. Era una noche de domingo.

Si ellos pueden hacerlo ¿Por qué nosotros no? Son empleados nuestros todos ellos. Mandatario significa mandado, no mandante. Ellos son mandados por todos nosotros, no puede ser que tengan privilegios que nosotros no podamos tener.

(Publiqué un artículo sobre esta cuestión hace muchos años. Se llama El chófer del ministro)

Share This