La compañía de bajo Coste EasyJet dejó ayer tiradas a más de 100 personas, a las 12:00 de la noche, en el aeropuerto de Sofía (Bulgaria).

El vuelo U2 7822 (Sofía-Madrid), que tenía prevista su salida el sábado 3 de enero a las 20:50, se suspendió debido a la fuerte nevada que cayó durante todo el día en la capital búlgara. El aviso de cancelación definitiva se produjo después de las 11:30 de la noche por personal del aeropuerto ya que ningún representante de la compañía estuvo disponible para atender a los clientes.

El personal que atendía a los pasajeros (aparentemente subcontratado por EasyJet) comunicó que la compañía no facilitaba ni hotel ni transporte a los pasajeros afectados. “It is a low cost company” era su argumento. Más de cien personas, probablemente más de 150, se quedaron tiradas en la gélida Terminal 1 del Aeropuerto de Sofía, después de las 12 de la noche, con la obligación de encontrar hotel en la capital búlgara y taxi. Muchas familias, con niños pequeños que llevaban más de tres horas correteando por la sala de embarque, tuvieron que buscar soluciones urgentemente, sin asistencia para entenderse en búlgaro ni ningún tipo de ayuda por parte ni del aeropuerto ni de la compañía.

Gran parte de los pasajeros viajaba con mucho equipaje, esquís incluidos, después de pasar unos días de vacaciones en la capital o en las pistas de nieve de Bansko.

Este periodista fue testigo de que la madre de una familia se negaba a abandonar la sala de embarque, ya que era el único lugar caldeado de toda la Terminal 1 del Aeropuerto de Sofía. Otro motivo para negarse a abandonar la sala de embarque era que el personal del aeropuerto obligaba a devolver la tarjeta de embarque antes de abandonar la sala. Este periodista fue amenazado con no salir del aeropuerto si no devolvía la tarjeta de embarque. Ante la insistencia de que era el único resguardo que tenía ante la falta total de asistencia por parte de la compañía, fue amenazado con no volar en el siguiente vuelo disponible de EasyJet a Madrid. (Finalmente, cuando todos los pasajeros ya habían abandonado la terminal y ante la insistencia de no devolver la tarjeta de embarque, fue autorizado a salir, bajo varias amenazas difusas)

En la página web de EasyJet se afirma:

“Si su vuelo se cancela como consecuencia de circunstancias extraordinarias, imposibles de evitar a pesar de haberse tomado todas las medidas razonables (…y…) se ve obligado a pernoctar, ya que la hora de salida prevista dentro de lo razonable es, como mínimo, al día siguiente de la fecha de salida previamente anunciada, easyJet le ofrecerá alojamiento en un hotel y transporte entre el aeropuerto y el hotel dentro de lo que sea razonable.”

El sábado tres de enero de 2009 se cancelaron varios vuelos en el Aeropuerto de Sofía debido a la intensa nevada. Los pasajeros de EasyJet no recibieron ningún tipo de ayuda por parte de la compañía. Únicamente, pegado en un cristal, un folio con un número de teléfono para recibir información: (+448706000000). En este número de teléfono, saltaba un contestador, únicamente en inglés. Anunciaba que los domingos no estaba operativo hasta las 9:00 de la mañana, hora británica (11:00 en Bulgaria)

Share This