No sé cuántas veces al año viajo al aeropuerto de Niza. Algún año es posible que haya ido siete veces. Y si no fueron siete fue una cifra parecida. Niza es una aeropuerto con muy mal aterrizar. Mientras el viento sopla desde el mar (no es una suposición, es una constante), el avión se aproxima a la pista de costado. Siempre a contravolante. En Niza, el avión siempre se aproxima a la pista de través. La variante está en cuánto consiste ese través y cuánto debe ser contravolante que ejecute el piloto. No es una operación sencilla, estoy seguro. el avión se aproxima a la pista con el morro apuntando hacia Albacete, pero en cuanto la primera rueda toca el suelo no queda más remedio que el avión esté recto, o que pivote sobre esa rueda para alinearse con la pista.

La sensación de aterrizar a contravolante es curiosa, pero no les hablo de Niza por eso. Sino porque el aeropuerto tiene otra peculiaridad. Es el aeropuerto principal de la Costa Azul, el aeropuerto que se utiliza para ir a Mónaco y a otros lugares de postín, como Saint Tropez.

Pues bien, como los ricos son así, desde el aeropuerto de Niza se va a Montecarlo en Helicóptero, en una especie de servicio de taxis aéreos. El precio desde Niza a Montecarlo es de unos 70 euros por persona y un taxi te cuesta alrededor de 50. (Todo esto me lo ha contado un amigo, yo no lo he confirmado, pero seguro que son datos buenos). Se lo cuento, porque si alguna vez quieren invitar a su novio o a su novia a un vuelo en helicóptero, complementado con un fin de semana de lujo y desenfreno, el vuelo a 70 euros por persona no me parece caro. Seguro que hay billetes de avión hasta Niza a buen precio. No sé si en España se encuentra algo así. Aprovechan el viaje para varias emociones fuertes: aterrizar a contravolante, volar en helicóptero y ver pasar muchos coches caros. Seguro que hay otras emociones posibles, pero si algún día las conocí se me han olvidado.

Para que les apetezca darse una vuelta en helicóptero les pongo un vídeo del recorrido que hice entre Saint Tropez y Niza, después del diluvio en la presentación del Mercedes-Benz SL 63 AMG. Es un video largo. No les recomiendo que lo vean entero, pero sí vale la pena que vean por los menos los tres primeros minutos. Es impresionante ver llegar al helicóptero cuando viene a recogerte y también los primeros metros después del despegue. Si la han visto las imágenes de los primeros metros les recordarán a una película. No creo que exista la posibilidad de no pensar en ella.

Les pongo este video de aperitivo porque no he tenido tiempo de editar los videos que grabé durante la presentación del Toyota GT86. Mañana tienen la información y los videos.

Share This