El derecho a conducir no figura específicamente en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. No parece necesario, igual que no figura el Derecho a caminar.

Sin embargo, en Arabia Saudí, las mujeres tienen prohibido conducir. Si quieren desplazarse en coche, necesitan un hombre que las lleve, sea chófer de pago u hombre de la familia.

Yo pienso que el machismo y, en general, cualquier forma de discriminación de las mujeres, nos perjudica casi tanto a los hombres como a las mujeres. Estoy convencido de que las relaciones personales que enriquecen, son las que se trenzan de igual a igual. Con el machismo, los hombres perdemos mucho.

En el caso de Arabia, el perjuicio para ambos es evidente. Tanto hombres como mujeres pierden libertad. La mujer porque no puede moverse libremente y el hombre porque tiene que atender las necesidades de otra persona sin más motivo que una ley anacrónica.

Me he enterado por la CNN de que una chica de 24 años, Areej Khan, que estudia diseño en Estados Unidos, ha iniciado una campaña en internet para discutir y si es posible reconsiderar esta prohibición. Su campaña que está presente en Youtube, Flickr y Facebook tiene un componente de diseño, ya que las opiniones pueden escribirse sobre los típicos bocadillos de tebeo, diseñados por Areej Khan, que se pueden descargar en Flickr.

Para defender la libertad de conducir no hace falta ser muy profundo. Es así de sencillo.

We the Women. Areej Khan.

Share This