Nunca he sabido por qué se le da tanta importancia a conducir bien y mal. No entiendo por qué tanta gente se preocupa por conducir bien y nadie se preocupa por si camina bien o mal.

Hablaba el otro día con una amiga que ha estudiado dos carreras, que ha sacado siempre muy buenas notas (no tengo ni idea, pero estoy seguro de que sí). Me contaba que ha hecho infinitos examenes más importantes en su vida que el de conducir y que, sin embargo, nunca se ha puesto tan nerviosa en un examen como cuando se ha presentado para el carné .

Recuerdo el día que me examiné yo. Estaba muy nervioso, no podía controlar el pie del embrague. Suspendí. No por nervioso, sino porque metí mal el coche en la maniobra de aparcamiento. Algo que puede pasar miles de veces más en la calle y que se soluciona con un nuevo intento. Así de terrible.

Muchas personas se sienten muy orgullosas porque creen que conducen muy bien. Muchas muy abatidas porque creen que conducen muy mal. Ni siquiera sé qué significa cuando alguien dice que conduce muy bien. No sé si se refiere a que conduce con mucha suavidad, a que consume muy poco, a que lo hace de forma muy segura, a que es capaz de ayudar a los demás usuarios de la carretera, a que pone siempre los intermitentes (aunque nadie le vea), a que cumple las normas…

Independientemente de que cada uno crea que conducir bien sea una cosa u otra ¿Por qué le damos tanta importancia a conducir bien y por qué una examen tan absurdo como el del carnet de conducir nos ha puesto tan nerviosos a tantos? ¿Qué tiene el conducir que no tenga por ejemplo el conocimiento de la historia?

Share This