Hace ya casi un año compré el 85% del capital de Arpem. No se lo he contado porque antes quería hacer cambios mínimos en Arpem. Pero, así es la vida, los cambios van más lentos de lo que uno se propone y ya me quema en los dedos esto de no contárselo. Así que, quizá sea pronto y precipitado, pero se lo cuento de todos modos.

Arpem no es un nombre fácil. Con él lo tenemos difícil para competir con la marca de Rastreator, nuestro principal contrincante. Rastreator invierte mucho dinero en publicidad y en Arpem, de momento al menos, no invertimos nada. No tenemos ni la potencia inversora ni la capacidad de aguante ni el conocimiento para seguir el modelo de negocio de Rastreator. Pero, y además, si lo tuviéramos tampoco sé si sería la opción que eligiéramos, no sólo por este nombre. Quizá habría que cambiar de marca opción que seguramente barajaron los anteriores propietarios y desarrollar todo un modelo de negocio diferente. De momento al menos, no vamos a hacer nada de eso.

Mi teoría es que los negocios tiene que tener ideas propias para subsistir, modelos propios de negocio, variantes de las ideas de otro. Copiar las buenas ideas de los demás, sin aportar más valor añadido, nunca me ha parecido una estrategia acertada.

Para competir con ellos y algunos otros competidores queremos hacer un trabajo sordo y eficaz. Queremos y tenemos que hacer el mejor periodismo de seguros, para informar lo mejor posible a nuestros lectores cuando vayan a contratar una póliza. Debemos tener el mejor comparador (nada fácil) y dar el mejor servicio de comparación a nuestros usuarios-lectores. Debemos generar la confianza y la certeza de que informarse y comparar los seguros en Arpem sale a cuenta. Para conseguirlo no basta con campañas de publicidad. Buscamos un público exigente y para atraerlo tenemos que ser exigentes con nosotros mismos. Queremos convertir a Arpem en una página de referencia para informarse de seguros de coche. (No sólo de seguros de coches, pero esa ya es otra historia que de momento no abordo)

Queremos tener el mejor comparador, con la mejor información, para que todos ustedes puedan contratar un seguro con alto nivel de conocimiento de lo que contratan. Las pólizas de seguro no valen para nada, hasta el día que tenemos un siniestro. Siempre pensamos que no va a ocurrir, pero como en el caso del cinturón de seguridad, tenemos que preocuparnos de que esté bien puesto, porque sabemos que puede ocurrir.

Nuestro esfuerzo va a ir dedicado a que quien contrate un seguro a través de Arpem pueda informarse con precisión y relativa facilidad de por qué le conviene más un seguro que otro, del mismo modo que en km77 queremos informar para que quien compre un coche sepa por qué le conviene uno más que otro.

Además de la mejor información de seguros, poco a poco en Arpem les iremos dando más sorpresas. Pero además de las sorpresas que les demos nosotros, porque se nos ocurran, les pido ayuda y consejo a ustedes. No sé si han utilizado alguna vez el comparador de seguros de coches de Arpem o el de motos. Estoy convencido de que alguno de ustedes podrá darnos ideas valiosas. Siempre lo pido en estos blogs, igual como hacía antes en el foro de km77. Si tiene ideas tanto de contenido de la página, como sobre el funcionamiento del comparador, como sobre modelos de negocio, como sobre estrategia empresarial… Lo que sea, se lo agradeceremos infinitamente.

Por supuesto, si alguna idea les parece tan buena que no les parezca razonable dármela gratuitamente, estoy encantado de buscar soluciones y formas para remunerarla.

Soy un convencido de que la gestión de empresas de internet tiene que ser diferente a la gestión de las empresas de antes. Una gestión partcipativa y abierta nos puede dar las claves del éxito. También es posible que nos conduzca al fracaso, pero a mí de momento esta forma de funcionar me ha dado buenos resultados.

En km77 y en Arpem damos información gratis. Empleamos mucho dinero en dar lo que consideramos que puede ser la mejor información con los medios que tenemos. Sé que alguno de ustedes está encantado de correspondernos con ideas y consejos. No se sientan obligados. Si les parece que es un expectativa excesiva por mi parte, pueden decírmelo con tranquilidad y franqueza absolutas. O callarse. Ya lo saben. 🙂

Me gusta gestionar empresas. Me gusta planificar estrategias e intentar darle la vuelta a las cuentas de resultados cuando es necesario. Arriesgar, equivocarse, acertar, tener una idea y desarrollarla, cambiarla a mitad de camino porque algo hace adivinar un camino mejor. Hacerlo, además, acompañado por ustedes con sus críticas feroces en algunas ocasiones en las que te das cuenta de la dificultad de tener en cuenta todas las variables, de cara al mundo, le da un aliciente especial.

Este es un nuevo desafío que si nos sale bien nos permitirá tener una empresa de información más sólida y eficiente para dar un buen servicio a nuestros lectores. Por si quieren acompañarnos en este proceso de cambio, les abro la puerta.

Muchas gracias por estar ahí.

Share This